Problemas con acreditaciones fue una de las razones para pedir renuncia del Presidente de la UPR

El secretario interino del Departamento de Educación dijo que apoyó la decisión de la Junta de Gobierno de la UPR de pedirle la renuncia a Jorge Haddock

foto: Cybernews

SAN JUAN — El secretario interino del Departamento de Educación, Eliezer Ramos Parés, dijo este jueves en entrevista radial que apoyó la decisión de la Junta de Gobierno (JG) de la Universidad de Puerto Rico (UPR) de pedirle la renuncia a Jorge Haddock como presidente de la institución.

“La Junta (de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico) tuvo ante su consideración ciertos asuntos relacionados con la administración, acreditación y manejo de la Universidad. Y entre esos asuntos estaba la dirección de la Universidad”, explicó Ramos Parés en entrevista radial con Normando Valentín en la Mañana por Notiuno 630.

Parte de la controversia que rodea a Haddock tiene que ver con la pérdida de la acreditación del programa de residencia de Neurocirugía del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la UPR.

Ese programa luego fue cerrado para reorganizarse, según dijo Haddock hace semanas. Mientras que el programa de Tecnología Radiológica del RCM fue puesto en probatoria.

“Fue una decisión del cónclave (la Junta de Gobierno de la UPR), pero es así”, dijo Ramos Parés a la pregunta de si votó a favor de pedirle la renuncia a Haddock, en la reunión de este miércoles, celebrada de manera virtual y con voto por medio de correo electrónico.

“Creo que la cantidad de asuntos que se han venido acumulando y las respuestas dadas a la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico forzaron esa toma de decisión en este momento”, añadió Ramos Parés

“La renuncia (de Haddock) no ha llegado. La Junta continúa sus reuniones y obviamente la resolución de la Junta (de Gobierno) se hará valer”, dijo Ramos Parés en cuanto al pedido a Haddock para que dimita al cargo.

Presidente de la UPR expresa sorpresa por la acción de la Junta de Gobierno

Por su parte, Haddock reaccionó el miércoles con incredulidad al pedido de la JG a que renunciara como presidente de la UPR.

“Admito que me toma por sorpresa la decisión, debido a los resultados obtenidos y a que mi contratación tiene una vigencia de 5 años”, dijo Haddock en declaraciones escritas.

“Responsablemente y pensando siempre en la universidad primero, me preocupa la dilación que provocará en el proceso de transformación institucional y la posible pérdida de fondos federales o el atraso que provocaría en la distribución a los estudiantes y a los recintos. Como es de conocimiento público, fui designado monitor de los fondos por el Departamento de Educación de Estados Unidos, lo cual agilizó la entrega de las ayudas económicas a los estudiantes y la utilización de más de 400 millones de dólares otorgados a la UPR. Mi designación evitó que se tuviera que nombrar un ente externo a la universidad como se ha requerido a otras entidades”, abundó Haddock.

“Siempre estaré orgulloso y honrado de haber tenido la oportunidad de servir a mi alma mater con honradez y rectitud, sin ceder a presiones de ninguna índole y dando a respetar su gobernanza. Exhorto a toda la ciudadanía a continuar apoyando y defendiendo la Universidad de Puerto Rico. Invertir en la Universidad de Puerto Rico es invertir en el futuro de todos y el desarrollo socioeconómico de nuestra amada Isla”, concluyó Haddock.

Pérdida de acreditaciones

Parte de la controversia que rodea a Haddock tiene que ver con la pérdida de la acreditación del programa de residencia de Neurocirugía del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la UPR.

Ese programa luego fue cerrado para reorganizarse, según dijo Haddock hace semanas.Mientras que el programa de Tecnología Radiológica del RCM fue puesto en probatoria.