Presidente de la Junta de Retiro denuncia Junta de Gobierno UPR

Si la UPR y la JG-UPR hubiesen estipulado y aportado lo pactado en el pagaré de la citada certificación, jamás hubiesen llegado a los 161 millones de dólares que la Junta de Control Fiscal les está requiriendo en el plan fiscal certificado el 6 de junio de 2019

Foto Archivo

SAN JUAN – El presidente de la Junta de Retiro de la Universidad de Puerto Rico (UPR), doctor Eduardo Berríos Torres, denunció el miércoles, que la UPR, con el aval de la Junta de Gobierno (JG-UPR), mantiene la aportación patronal inferior a las estipuladas en los estudios actuariales, acción que afecta negativamente la solidez financiera de la UPR y del Plan de Retiro-UPR y su Fideicomiso.

“La UPR continúa aportando un 14.57 por ciento desde el 1 de julio de 2015, dejando de aportar un total de 94 millones de dólares, según lo estipulado en los estudios actuariales; para el 2019 le correspondía aportar 24.17 por ciento, equivalente a 153.6 millones de dólares”, dijo Berríos Torres en comunicación escrita.

Por otro lado, Berríos Torres señaló que acciones avaladas por la JG-UPR, como la política de congelación total de plazas vacantes por jubilación sin reposición y la reducción de la premisa de aumento de nómina a 0 por ciento, provocaron en el 2018 un aumento en la deuda actuarial de la UPR con el Fideicomiso de Retiro-UPR de $371 millones. “Es importante destacar que hasta el 2017 la deuda actuarial de la UPR reflejaba un patrón de reducción de 1,552 millones de dólares en el 2013 a 1,435 millones de dólares en el 2017”, dijo.

“El 27 de marzo de 2019 la JG-UPR aprobó reducir la premisa actuarial de aumento de nómina a 0 por ciento. Esta decisión colocó la estabilidad financiera de la UPR en riesgo al incrementar su aportación patronal al Fideicomiso de Retiro-UPR a 150.6 millones de dólares anuales, cantidad cercana a los 161 millones de dólares requeridos por la JCF en el Plan Fiscal UPR [6 de junio de 2019]. Cabe señalar que la Junta de Retiro no recomendó la reducción a 0 por ciento, sino reducirla gradualmente hasta llegar a un 1 por ciento, de forma que no pusiese en riesgo la estabilidad financiera de la UPR y porque la UPR continúa reclutando empleados”, expresó Berríos Torres.

El presidente de la Junta de Retiro también reseñó que, en mayo de 2019, la JG-UPR aprobó la Certificación 104, con la que canceló el método de amortización cerrada aprobado en la Certificación 146 (2014-15) y adoptó un nuevo proceso que establece que la UPR es responsable de calcular la aportación patronal que realizarán, eliminando la evaluación anual del Actuario del Sistema de Retiro. Esta acción, reiteró Berríos Torres, causará un menoscabo de 207 millones de dólares al Fideicomiso e incrementará la deuda actuarial de la UPR con el Fideicomiso de Retiro-UPR.

Según informó el presidente de la Junta de Retiro, los pagos para el Plan de Retiro-UPR consignados en los planes fiscales (2017 al 2019) que sometió la JG-UPR a la Junta de Control Fiscal, conscientemente, eran inferiores a lo estipulado en el pagaré de la certificación de amortizar su deuda actuarial con el Fideicomiso de Retiro. La aportación patronal que le correspondía realizar a la UPR fluctuaba entre 84 millones de dólares, para el año 2019, y 94.5 millones de dólares para el año 2023. Si la UPR y la JG-UPR hubiesen estipulado y aportado lo pactado en el pagaré de la citada certificación, jamás hubiesen llegado a los 161 millones de dólares que la Junta de Control Fiscal les está requiriendo en el plan fiscal certificado el 6 de junio de 2019.

De igual forma, el Plan Fiscal certificado por la JCF, incluye una de las alternativas, que la JG-UPR considera para reestructurar Plan de Retiro-UPR: el Congelar del Plan de Retiro de Beneficios Definidos-UPR y adoptar un Plan de Retiro de Contribución Definida. Si la JG-UPR aprueba esta alternativa: aumentará la deuda actuarial de la UPR considerablemente; se eliminarán las contribuciones de empleados-participantes y del patrono-UPR al fondo Fideicomiso del Plan de Retiro hasta su eventual insolvencia; se reducirá drásticamente la capacidad de pago [Funding Ratio] del Fideicomiso y reducirá el rendimiento de la Cartera de Inversiones, advirtió Berríos Torres.

Berríos Torres señaló, además, que se espera que alrededor de 2,507 participantes activos, que ya tienen derecho a pensión, aceleren su fecha de retiro (jubilación temprana), lo que requerirá una mayor inversión de la UPR al pago de las pensiones y provocará que la responsabilidad de subsidiar el pago de la pensión de los pensionados-UPR recaiga en el Gobierno y los contribuyentes de PR.

El presidente de la Junta de Retiro informó que el plan de pensiones de Retiro UPR es un plan maduro, en el cual el 75 por ciento de los participantes ostenta el derecho a recibir una pensión, lo que representará 300 millones de dólares anuales adicionales para el pago futuro de pensiones.

“La adopción de un Plan de Retiro de Contribución Definida, propuesto por la presidenta del Comité de Asuntos de Retiro de la JG-UPR, licenciada Zoraida Buxó, reducirá los ingresos del Fideicomiso y activará la jubilación temprana, lo que plantea la necesidad de subsidiar 500 millones en pensiones, cantidad que no podrá solventar ni la UPR ni el Fideicomiso del Retiro UPR”, expresó Berríos Torres.

La JG-UPR conoce el impacto real de Cerrar y/o Congelar el Plan de Retiro vigente y sustituirlo por un Plan de Retiro de Contribución Definida, a través del Estudio actuarial que realizó la firma de actuarios del Sistema de Retiro, Cavanaugh McDonald, con fecha del 11 de enero de 2018. El estudio demostró que ambos escenarios incrementan la insolvencia y reducen la razón de cobertura (funding ratio) del Fideicomiso Retiro-UPR apoyando la amortización de la deuda actuarial de la UPR a 40 años. Además, se concluye en el estudio que amortizar la deuda actuarial de la UPR, mediante el método de financiación cerrada a 40 años, causará que el Fideicomiso del Retiro-UPR se quede insolvente en el año 2038 al cerrar el Plan de Retiro vigente o en el año 2043 si lo congelan.

Conscientemente del impacto en la estabilidad financiera de la UPR y del Fideicomiso de Retiro, la JG-UPR sigue ignorando las recomendaciones de su actuario y de la Junta de Retiro e insiste en reestructurar el Plan de Retiro-UPR mediante la alternativa de congelar el Plan de Retiro vigente y sustituirlo por un Plan de Retiro de Contribución Definida, la cual surge del contrato por $500 mil que la licenciada Buxo le otorgó a la compañía BDO.

La JG-UPR, a través de la presidenta del Comité de Asuntos de Retiro, intentó aprobar sin éxito el 29 de agosto de 2019 la alternativa recomendada por la compañía BDO de congelar el Plan de Retiro vigente y sustituirlo por un Plan de Retiro de Contribución Definida. Como resultado de este fallido intento, la JG-UPR aprobó encomendar a la Junta de Retiro “elaborar recomendaciones de ajustes a los beneficios del Fideicomiso del Retiro-UPR que contribuyan a lidiar con el reto que representa para la UPR, el cumplimiento de su deuda actuarial”.

El 7 de octubre de 2019 el Comité de Asuntos de Retiro de la JG-UPR, sin la participación del presidente de la Junta de Retiro, acordó nuevamente socavar las funciones y responsabilidades de la Junta de Retiro, en un claro ejercicio de vetar la evaluación de las alternativas identificadas por el comité Adhoc de la Junta de Retiro-UPR en torno al futuro del Fideicomiso de Retiro-UPR. El Comité de Asuntos de Retiro de la JG-UPR tomó la decisión de, unilateralmente, restringir y estipular el alcance del análisis que la Junta de Retiro debe realizar, fundamentado en la recomendación del director del Sistema de Retiro, expresó Berríos Torres.

Berríos Torres añadió que la Junta de Retiro, en su reunión extraordinaria del 11 de octubre de 2019, aprobó solicitar al Presidente de la JG-UPR, licenciado Walter Alomar Jiménez, su urgente intervención en prevenir que el Comité de Asuntos de Retiro de la JG-UPR entorpezca las funciones delegadas a la Junta de Retiro y que instruya cuanto antes a la licenciada Buxó, presidenta del Comité de Asuntos de Retiro, un cese y desista de cualquier actuación dirigida a controlar y socavar las funciones y responsabilidades de esta Junta de Retiro.

Para más información sobre las acciones de defensa de la Junta de Retiro acceder a http://juntaretiro.upr.edu/.