¿Por qué ofrecieron a Jesús oro, incienso y mirra?

Foto archivo

Según relata el Evangelio de Mateo (2:11), los presentes que los “Reyes Magos de Oriente” ofrecieron al llegar frente al Mesías Jesús fueron tres cofres que contenían “oro, incienso y mirra”.

Es habitual creer que el orden de los regalos sea el mismo con el que nombramos normalmente a los Reyes Magos -Melchor (procedente de Europa, un hombre anciano de pelo y barbas blancas), Gaspar (el más joven de los tres, de pelo rubio y proveniente de Asia) y Baltasar (de mediana edad, origen africano y piel negra)-, pero según indican algunos escritos fue Baltasar quien lo agasajó con el metal precioso.

El por qué de cada regalo también tiene su explicación:

Baltasar entregó el preciado oro a Jesús ya que este era considerado el “Rey de Reyes” y ese presente era el que estaba destinado para los monarcas y altos dignatarios.

Gaspar obsequió al Mesías con incienso, pues se trataba del hijo de Dios y a las divinidades se les rendía culto en los altares quemando incienso.

Melchor ofreció la mirra por que Jesús era hombre y como tal moriría joven, siendo necesaria esa resina para que su madre (María) pudiese ungir el cuerpo sin vida cuando llegase el momento del deceso.

(Fuente: blogs.20minutos.es)