¿Por qué el Covid-19 aún es tan difícil de tratar?

“A pesar de la atención internacional prestada al virus, apenas estamos empezando a comprender sus complejidades”.

Foto archivo

Una revisión exhaustiva liderada por el Trinity College en Dublín ha concluido que el virus de la Covid-19, el SARS-CoV-2, tiene un perfil infeccioso único, lo que explica por qué puede ser tan difícil de tratar y por qué algunas personas experimentan el llamado Covid persistente.

Cada vez hay más pruebas de que el virus infecta tanto el tracto respiratorio superior como el inferior, a diferencia de otros coronavirus humanos, que suelen asentarse en el tracto respiratorio superior y causar síntomas similares a los del resfriado, o de los virus “altamente patógenos”, como los que causan el SARS y el SDRA, que suelen asentarse en el tracto respiratorio inferior.

Además, los impactos multiorgánicos más frecuentes y los coágulos de sangre, así como una respuesta inmune-inflamatoria inusual que no se asocia comúnmente con otros virus similares, significan que el Covid-19 ha desarrollado un conjunto de características singularmente desafiantes.

Mientras que los modelos animales y experimentales implican que una respuesta inmune-inflamatoria demasiado agresiva es un factor clave, parece que las cosas funcionan de manera diferente en los seres humanos: aunque la inflamación es un factor, es una desregulación única de la respuesta inmune la que hace que nuestros cuerpos manejen mal la manera de combatir el virus.

“A pesar de la atención internacional prestada al virus, apenas estamos empezando a comprender sus complejidades”, explicó a la revista The Lancet el coautor de la revisión, Ignacio Martín-Loeches.

“Basándonos en las crecientes evidencias, proponemos que el Covid-19 se perciba como una nueva entidad con un perfil infeccioso desconocido hasta ahora. Tiene sus propias características y una fisiopatología distinta, y debemos ser conscientes de ello a la hora de tratar a las personas”, agregó.