Polvo del Sahara: vinculado a inflamación en vías respiratorias

La contaminación del aire se ha convertido en un problema de salud de escala global.

Foto Periódico La Perla del Sur

Un estudio publicado en la revista Translational Research ha demostrado que la inhalación del polvo desértico que flota en el ambiente está asociada a procesos inflamatorios de las vías respiratorias.

La contaminación del aire se ha convertido en un problema de salud de escala global, ya que la inhalación de los tóxicos que flotan en el ambiente causa entre cuatro y ocho millones de fallecimientos al año, según estudios científicos y diversos informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En regiones próximas al norte de África, Oriente Medio y el interior de Asia, la mala calidad del aire también se debe al polvo desértico.

Estudios epidemiológicos han encontrado asociaciones estadísticas entre las oleadas de polvo desértico y las afecciones cardiovasculares y respiratorias. Sin embargo, se desconocen aún los mecanismos biológicos que pueden estar detrás de estas asociaciones.

“En este estudio se ha demostrado, por primera vez, que la inhalación del polvo desértico que flota en el aire provoca un aumento en las concentraciones de moléculas biomarcadoras de la inflamación de las vías respiratorias”, señaló el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, Sergio Rodríguez.

“Estos resultados representan un avance en la identificación de los mecanismos mediante los que el polvo desencadena afecciones respiratorias y cardiovasculares”, continuó quien desarrolló la investigación junto al cardiólogo Alberto Domínguez Rodríguez, del Hospital Universitario de Canarias.

El estudio fue realizado en Tenerife y en el mismo participaron pacientes que acudieron a la consulta ambulatoria de cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias. De la muestra se excluyeron a los pacientes afectados por tabaquismo, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma, anomalías pulmonares, enfermedad bronquial o pulmonar aguda.