Policía devuelve perra de servicio a sexagenario con discapacidad física

Foto: Suministrada

Puerto Rico – Mario Arteaga tiene 61 años, es veterinario de profesión, reside en la Florida y se encuentra desde diciembre en Puerto Rico con la intención de mudarse a la Isla y comenzar un proyecto que tiene para ayudar a personas con discapacidades físicas -igual que él- para que puedan obtener sillas de ruedas y puedan tener una mejor calidad de vida. 

Arteaga se encontraba buscando hospedaje en un hotel de San Juan mientras documentaba en vídeo personas discapacitadas físicamente a las que deseaba ayudar. Le enseñaron una habitación -esto el 25 de diciembre de 2020- y le pidieron los papeles de la perra y él le enseñó la ley sobre eso que indicaba que no hacía falta. Le pidieron que se fuera y entonces en ese trajín se cayó y, ante su incapacidad de poderse levantar, se arrastra hasta afuera para pedir ayuda. 

Una vez afuera, la Policía le consigue una ambulancia, pero Arteaga no quería ir sin su perra de servicio. Sin embargo, Arteaga alega que se la quitaron a la fuerza y le obligaron a ir a un hospital psiquiátrico, en lugar de a un hospital regular donde le revisaran la lastimadura de su espalda por la caída. 

Pasaron dos ambulancias y siempre me querían quitar la perra y le dije que no, que es la ley. Se lo puedo comprobar y a base de ‘tazer’ me hicieron entregar la perra y después me dieron una golpeada y me entregaron en un hospital psiquiátrico del estado en vez de un hospital para chequearme la espalda”, narró Arteaga sobre lo que denominó un abuso. 

Arteaga expresó su desconsuelo e indignación con lo que está sucediendo con las autoridades policiales, especialmente en San Juan, donde entiende que son abusivos con los turistas y las personas discapacitadas y se olvidan de que están ahí para protegerlos. 

“Nosotros los deshabilitados tenemos derechos igual que las otras personas. Esa perra es una extensión de mí y nunca se me tenía que haber quitado”, manifestó desconsolado. 

Su meta es regresar a los Estados Unidos para someterse a una cirugía donde le pondrán una prótesis para volver a caminar y la misma se la harán gratis porque es a modo experimental. 

Arteaga lleva entre 4 a 5 años en silla de ruedas y para él es una tremenda oportunidad esta cirugía. No le gustaría tener que regresar sin su perra “Candela” a la Florida. Su cirugía es en febrero 16 y debe regresar al menos 14 días antes para hacer una cuarentena, si fuera necesario. 

“Todavía la Policía de Puerto Rico tiene a mi perra por más de tres semanas. Yo no sé qué ley me toca ni con que estoy cargando ni si tengo que aparecer yo mismo. La policía no me ha dado nada de información y no me responden a las llamadas”, indicó Arteaga en una entrevista anterior con este medio. 

Según informó a La Perla del Sur, esta semana la Policía le entregó a su perra “Candela” luego de casi un mes de tenerla bajo su custodia. Esto luego de que Arteaga hiciera la denuncia a través de este medio y se hicieran las gestiones necesarias para lograr tener a su perra de servicio de vuelta. 

Arteaga se hospedaba en un hotel en Ponce y estaba en espera de que la Policía le entreguera su perra de servicio y que contesten sus llamadas. No entiendía porqué lo acusaban de “abusador de animales” y de estar “loco”, cuando su profesión es veterinario, le falta una pierna por lo que está discapacitado físicamente para caminar y solo se encontraba en Puerto Rico para dar inicio a un proyecto que tiene para ayudar a otras personas con discapacidades físicas al igual que él. 

Por tal razón, hizo un llamado a que las autoridades pertinentes le devuelvieran su perra de servicio para él poder regresar a la Florida a tiempo para su cirugía, ya que estaba gastando alrededor de 400 dólares diarios entre hospedaje, alimento y transporte; mas el tiempo para realizar la cuarentena se le agotaba.