Policía de Puerto Rico desembolsó $120 millones a agentes por ajuste salarial

Foto CyberNews

SAN JUAN – La Policía de Puerto Rico desembolsó más de 120 millones de dólares a sus agentes por ajuste salarial desde 2018 para subsanar una deuda acumulada desde hace más de una década causa de descontento en un cuerpo que ha perdido miles de efectivos en los últimos años.

El comisionado del Negociado de la Policía del Departamento de Seguridad Pública, Henry Escalera, informó este martes a través de un comunicado de que los pagos correspondientes al ajuste salarial se iniciaron en diciembre de 2018 y se han desembolsado un total de 120,4 millones de dólares.

La deuda por ajuste salarial data del año 2004, pero no fue reconocida hasta el año 2009, según el comunicado de Escalera.

El comunicado destaca que para este año fiscal se asignaron 122 millones de dólares para subsanar el ajuste salarial con la intención de destinar la misma cantidad por los próximos 2 años fiscales y así liquidar la deuda acumulada.

El ajuste salarial es una demanda de los agentes de Policía desde hace años ante el incumplimiento por parte de sucesivas administraciones de aumentar la retribución en las fuerzas de seguridad conforme a la subida del coste de la vida.

La ex gobernadora Sila Calderón favoreció durante su mandato la aprobación de normativa que recogiera ese ajuste salarial por medio de la Ley 227 de agosto del 2004.

Escalera informó además en el comunicado de que hay cheques sin reclamar por parte de los beneficiarios del ajuste salarial.

“Hemos estado revisando la lista de los oficiales activos e inactivos a los que les corresponde el beneficio durante este año fiscal, pero a pesar de los días que se han programado para realizar las entregas del dinero aún hay personas que no han reclamado el mismo, aun cuando estaban en las listas de pagos asignados en los pasados meses”, indicó Escalera.

“Nuestra intención es que quienes sirven o sirvieron al Negociado -de la Policía- reciban el dinero que les corresponde, es su derecho y lo haremos valer”, dijo.

El presidente de la Corporación Organizada de Policías y Seguridad (COPS), Jaime Morales, señaló a Efe que la publicación de las listas es, probablemente, un acto de buena fe por parte de la dirección del Negociado de la Policía con el objetivo de que nadie se quede sin cobrar.

Morales subrayó además que algunos agentes de la Policía es posible que no hayan retirado sus cheques por varias razones, entre otras que hayan fallecido o se encuentren fuera de Puerto Rico.

El presidente del Concilio Nacional de Policías (Conapol), Edwin Robles, dijo a Efe por su parte que parte de los cheques no fueron recogidos porque algunos agentes discrepan de las cantidades que se les quieren pagar.

Robles resaltó que en otros casos se trata de agentes que dejaron la isla y a los que no se ha podido localizar todavía.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció en octubre de 2018 el comienzo de un proceso para saldar con los agentes de la Policía una deuda salarial que data del año 2004.

La deuda acumulada por diferentes conceptos con el personal activo e inactivo del Sistema de Rango y Clasificado del Negociado de la Policía no fue reconocida hasta el 2009.

Las disputas laborales son la causa de que desde hace años miles de agentes de la Policía de Puerto Rico hayan abandonado el cuerpo.

El empeoramiento de las condiciones laborales es el motivo de que se haya pasado de 2013 a la actualidad de una plantilla de cerca de 15.000 agentes de Policía a los poco más de 8.000 actuales.

Durante 2018 cerca de 1,000 agentes abandonaron la Policía, ante el empeoramiento de sus condiciones laborales.

La falta de agentes en las calles es según expertos aprovechada por los delincuentes para cometer delitos.