Pierluisi enumera propuestas adicionales para atender crisis COVID-19

Una de las propuestas es que el “Task Force” médico y el “Task Force” Económico deben proveer mayor transparencia en sus gestiones oficiales

Foto: Archivo/CyberNews

SAN JUAN – El precandidato a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi junto a sus colaboradores en el tema de salud, brindó el lunes varias recomendaciones para atender aspectos relacionados a la situación del coronavirus que ayudarán a que Puerto Rico pueda volver a la normalidad de forma gradual. 

Pierluisi dividió los asuntos críticos en los que hay que actuar en dos: el primero es evitar la propagación del contagio, ampliando y mejorando la realización de pruebas y el rastreo de contagiados y el segundo es trabajar iniciativas para salvar las vidas, a través de la medicina, a las personas que, irremediablemente, se contagian.

“El gobierno debe adoptar mayor urgencia en este aspecto de la crisis. Si prevenir la propagación del contagio es importante, tan o más importante es hacer el máximo esfuerzo para salvar las vidas de los contagiados que requieren tratamiento médico y buscar las alternativas de tratamiento y de una posible cura para este virus. Nuestros médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud están dando el máximo por esos pacientes dentro de las limitaciones que tienen y la incertidumbre del virus, incluso, arriesgando sus propias vidas”, dijo Pierluisi en declaraciones escritas.

Asimismo, dijo que Puerto Rico tiene que insertarse en la búsqueda de tratamientos y de la cura del COVID-19, lo que puede también ser una oportunidad de desarrollo económico.

Entretanto, Pierluisi propuso que el “Task Force” médico y el “Task Force” de Desarrollo Económico deben hacer un llamado inclusivo a toda la comunidad científica y biomédica en Puerto Rico para crear un esfuerzo multisectorial en busca de los mejores tratamientos, protocolos de cuidado médico, aumento de capacidad de pruebas y producción de reactivos, e investigación de vacunas y otras posibilidades de curas al COVID-19.

También propuso que el gobierno de Puerto Rico debe ser facilitador de todas las condiciones necesarias para que la clase profesional y académica pueda ser parte de las soluciones a esta pandemia global y que también sirva como una oportunidad de desarrollo económico.

El “Task Force” médico debe abrir su ámbito para incluir a los recursos y la pericia de las universidades y escuelas de medicinas privadas en Puerto Rico, las cuales también están liderando esfuerzos en el estudio y recopilación de data y mejores prácticas de tratamientos relacionados al coronavirus y no están debidamente integradas.

Por otro lado, el excomisionado residente recomendó que el gobierno de Puerto Rico, junto a la industria “bio-pharma” y de dispositivos médicos, debe integrar sus esfuerzos con las autoridades federales que lideran estos esfuerzos, tales como la Autoridad de la Investigación y Desarrollo Biomédica Avanzada (BARDA, por sus siglas en inglés), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, (CDC, en inglés) y la Administración de Alimentos y Medicamentos, (FDA, en inglés).

Como cuarta propuesta, Pierluisi señaló que el “Task Force” médico y el de Desarrollo Económico deben dirigir reuniones virtuales semanales, dividas por áreas, para discutir el progreso de las iniciativas y tratamientos con profesionales de cada industria relacionada, tales como:

Médicos y especialistas que están tratando pacientes contagiados con el COVID-19.

    1. Profesionales de los laboratorios de Puerto Rico para asegurar el incremento significativo en la cantidad y rapidez de la administración de pruebas de COVID-19.
    2. Profesionales de industrias presentes en Puerto Rico que tengan la capacidad de producir reactivos para las pruebas de COVID-19.
    3. Profesionales de tecnología y manejo de datos para asistir al gobierno en el rastreo y vigilancia epidemiológica del virus.
    4. Profesionales del Fideicomiso de Ciencia y Tecnología y de INDUNIV para que colaboren en coordinar esfuerzos de investigación y desarrollo, así como la identificación de recursos y capacidades relacionados a la pandemia.
    5. Profesionales de industrias farmacéuticas y biomédicas, así como de la Academia, que tengan la capacidad de investigar, desarrollar y/o manufacturar posibles tratamientos y curas para el COVID-19.
    6. Miembros del Task Force y profesionales del Departamento de Salud y del Departamento de Desarrollo Económico para asegurar que el Gobierno provee toda la asistencia necesaria para que estas industrias puedan avanzar en estas iniciativas.

Otra de las propuestas es que el “Task Force” médico y el “Task Force” de Desarrollo Económico deben proveer mayor transparencia en sus gestiones oficiales, informes y recomendaciones, incluyendo la publicación de minutas de sus reuniones.

Asimismo, propuso que el “Task Force” médico debe desarrollar, publicar y proveerle a la comunidad de médicos y hospitales de Puerto Rico protocolos específicos de cuidado médico actualizados.

Mientras, el grupo de trabajo médico debe publicar y promover la disponibilidad de protocolos de tratamientos especiales y preliminares alternos a médicos y hospitales en Puerto Rico, tales como el uso del Plaquenil y los trasplantes de plasma con anticuerpos, que están siendo recomendados por la Revista de la Asociación Médica Americana (Journal of American Medical Association) para asegurar que nuestros pacientes tengan la opción de decidir y autorizar esos tratamientos en caso de que su médico lo recomiende y los tratamientos regulares de síntomas no estén funcionando.

De otra parte, Pierluisi recomendó que ambos “task forces” deben desarrollar, publicar y proveer un protocolo específico de los procedimientos para las diferentes industrias del sector privado que están laborando, y que potencialmente pudieran comenzar a laborar, sobre qué deben realizar para proteger a sus empleados y a sus clientes, así como desarrollar, publicar y proveer un protocolo de medidas permanentes para ser implementado por los comercios y los ciudadanos, y que estén preparados en el futuro cercano.

En algún momento tendrán que comenzar a reabrirse gradualmente los sectores económicos en la Isla, por lo que nuestros ciudadanos tienen que estar debidamente protegidos del virus.