Piden cautela ante cuestionable baja en diagnósticos de Covid-19

Foto suministrada

Tras una presunta caída en los reportes de casos positivos, la acelerada reapertura de comercios y el fin del “toque de queda”, muchos podrían pensar que la persistente amenaza del Covid-19 finalmente se ha disipado.

Sin embargo, expertos consultados por La Perla del Sur advirtieron que los próximos meses podrían convertirse en un periodo peligroso de la pandemia, particularmente, para los 1.7 millones de puertorriqueños que aún no se han vacunado.

Durante los pasadas dos semanas, el Departamento de Salud de Puerto Rico solo ha reportado 73 casos confirmados del virus en los 15 municipios que comprenden su Región Sur.

De esos, 28 se registraron en Ponce, 11 en Guayanilla y siete en Guayama. Entretanto, otros 10 municipios reportaron cinco casos o menos: Juana Díaz (5), Peñuelas (5), Santa Isabel (5), Arroyo (4), Guánica (2), Salinas (2), Coamo (1), Jayuya (1), Villalba (1) y Adjuntas (1).

Al cierre de esta edición, pueblos como Yauco y Patillas no reportaban casos positivos en 14 días.

Estas cifras, sin embargo, no necesariamente reflejan el panorama real del Covid-19 en la isla, como advirtió la epidemióloga y catedrática del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, Cruz María Nazario Delgado.

De hecho, en su más reciente Aviso a Viajeros el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades federal (CDC, en ingles) aún ubica a Puerto Rico en el Nivel 3 de “alto” contagio.

“Yo sé que hay mucha prisa para declarar el asunto del Covid como ‘resuelto’, pero la realidad es que más de la mitad de las personas en Puerto Rico no se han vacunado aún, se están haciendo menos pruebas y muchos casos están ocurriendo debajo del radar”, puntualizó Nazario Delgado.

Muchos sin vacunar

Al cierre de esta edición, el Departamento de Salud reportaba que 1,429,902 personas habían recibido ambas dosis de las vacuna Pfizer o Moderna en el país, lo que equivale al 43 por ciento de la población.

No obstante, un análisis divulgado esta semana por el estadístico puertorriqueño y catedrático de la Universidad de Harvard, Rafael A. Irizarry, señala que al menos 23 pueblos de la isla mantienen tasas de vacunación por debajo del 35 por ciento.

Entre ellos, identificó a Coamo, Salinas, Guánica, Peñuelas y Patillas,

Asimismo, Irizarry estimó que cerca de 350 mil personas mayores de 60 años aún no se ha vacunado y que de esos, 87,583 son mayores de 80 años.

“Hay una falsa impresión de que ya llegamos a la meta y no es así”, advirtió por su parte la epidemióloga y catedrática del Ponce Health Sciences University, Melissa Marzán Rodríguez.

“Ciertamente hay indicadores de mejoría de la epidemia en Puerto Rico, pero aún hay mucho camino por recorrer”, continuó.

“Vamos a seguir viendo brotes, particularmente en áreas donde hay personas que se resisten a vacunarse o que no tienen acceso a la vacuna. Es importante saber que aún en esta mejoría, todavía no estamos en el mejor escenario que es el control de la epidemia”, continuó.

Riesgo latente

A juicio de Nazario Delgado, la flexibilización en las medidas de protección y el comportamiento de personas vacunadas que incorrectamente asumen que son inmunes al virus, ha disparado el riesgo de contagio para quienes aún no cuentan con la protección completa de la vacuna.

“La vacuna no nos protege de infección, solo nos protege de enfermedad severa. Me preocupa que ahora los vacunados son los que están empujando el contagio, cuando sin saberlo, lo llevan a su casa y contagian a otros miembros de su familia que no están vacunados”, expresó.

“El llamado tiene que ser que las personas, aun cuando estén vacunadas, sigan con las medidas de prevención”, destacó por su parte Marzán Rodríguez. “Aún tenemos un sector de la población, los menores de 12 años, que no pueden vacunarse, aunque quisieran. Le corresponde a los adultos protegerlos”.

Menos pruebas diagnósticas

Por otra parte, Nazario Delgado argumentó que la “celebrada” caída en el número global de casos positivos de Covid en Puerto Rico podría estar atada a una baja estrepitosa en el número de pruebas diagnosticas que están realizado en la isla, desde la llegada de la vacuna en diciembre.

“Según aumente el número de personas vacunadas, esas son personas que con toda probabilidad no se van a sentir motivadas a volver a hacerse una prueba. Así que tienes a un montón de personas que podrían infectarse, pero no irán a hacerse una prueba, y eso influye mucho en que el número de casos positivos se mantenga bajo. Hay un subregistro muy grande”, explicó.

Asimismo, Nazario Delgado denunció que desde el 28 de abril, el Departamento de Salud ha dejado de publicar en su BioPortal el Informe Semanal de Transmisión Comunitaria: la única herramienta disponible al público para contabilizar el número de pruebas diagnósticas que se realizan en el país.

“Yo no creo que sea una coincidencia”, dijo la veterana epidemióloga. “Creo que es una acción concertada”.

“Disparate” la inmunidad de grupo municipal

Por último, Nazario Delgado criticó la tendencia entre alcaldes de anunciar la proximidad de sus municipios a la “inmunidad de grupo”.

“Eso es politiquería, de la más mala”, sentenció.

“Todos sabemos que aquí hay miles de personas que viven en un municipio y trabajan en otro, y obviamente aquí no hay barreras para impedir que las personas se transporten de un municipio a otro”, continuó.

“Declarar un municipio con inmunidad de grupo es un disparate. La transmisión que se está dando en Puerto Rico no se limita a una comunidad u otra”, sentenció.

“Hay una falsa impresión de que ya llegamos a la meta y no es así”, advirtió por su parte la epidemióloga y catedrática del Ponce Health Sciences University, Melissa Marzán Rodríguez.