Piden activar seguro por desempleo para trabajadores afectados por daños de COVID-19

Foto: archivo

SAN JUAN – El portavoz alterno del PPD en la Cámara de Representantes, Ramón Luis Cruz, solicitó al Gobierno de Puerto Rico que active el Seguro por Desempleo y lo haga disponible de inmediato para aquellos trabajadores y profesionales afectados por las medidas de distanciamiento social establecidas en el país a raiz del nuevo coronavirus.

Asimismo, recomendó que se soliciten recursos adicionales del Gobierno Federal en la forma de autorización de pagos por desempleo.

“Entre las medidas que recién anunció la gobernadora, Wanda Vázquez, se encuentra que ordenó un horario de operaciones limitadas de negocios, centros comerciales y otras actividades económicas que tienen un impacto directo sobre tiempo parcial o a tiempo completo en la isla”, recordó en un comunicado.

Por tanto, se precisa que el gobierno se asegure de que, cuando menos, esas personas afectadas reciban un ingreso suplementario mientras duren las medidas de distanciamiento social a raíz del COVID-19 o coronavirus”.

“El seguro por desempleo que se administra y distribuye a través del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, es una forma inmediata para atender esa situación, por lo que se exige de manera inmediata que se establezcan los medios para que se tramite electrónicamente con certificaciones de reducción de horas de los patronos”, indicó.

En el caso de los profesionales, como los que ofrecen terapias a niños y jóvenes en las escuelas, que la certificación sea del mismo profesional, de manera que no existan escollo burocráticos para que las personas tengan los recursos económicos para atender sus necesidades básicas y de sus familias, reclamó.

“Otras jurisdicciones en Estados Unidos, como en el estado de Washington, solicitaron que las ayudas federales por desastre incluyeran una porción considerable de recursos económicos en forma de seguro por desempleo para aliviar el impacto económico directo en las familias”, informó.

Puerto Rico “no puede esperar un minuto adicional, máxime cuando las medidas de distanciamiento social y control de operaciones comerciales de miles de establecimientos y negocios en la isla no tuvo un periodo de preparación. Es decir, que el gobierno debió solicitar estos recursos antes de anunciar estas medidas”, concluyó.