Personas asmáticas corren mayor riesgo de enfermarse gravemente con el COVID-19

Foto; Visual Hunt

De acuerdo a lo que se conoce actualmente acerca de la propagación y la gravedad de la enfermedad del coronavirus, las personas con asma de moderada a grave pueden tener un mayor riesgo de enfermarse gravemente con el COVID-19.  

El COVID-19 puede afectar sus vías respiratorias (nariz, garganta, pulmones), causar ataques de asma, y posiblemente derivar en neumonía y enfermedades respiratorias agudas. Así lo informa el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC, pors sus siglas en inglés). 

Por el momento, no existe ningún tratamiento específico ni vacuna para prevenir el COVID-19.  La mejor manera de prevenir la enfermedad es evitar la exposición a este virus.

Si usted es asmático el CDC recomienda que tenga mucho más precaución y tome las siguientes medidas para evitar contagiarse: 

  • Tome precauciones cotidianas para mantener distancia entre usted y otras personas.
  • Al estar en lugares públicos, manténgase alejado de las personas que están enfermas.
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón o use un desinfectante de manos a base de alcohol.
  • Evite las multitudes y aléjese de las personas enfermas.
  • Evite los viajes en crucero y todo viaje aéreo que no sea estrictamente necesario.
  • Si se produce un brote de COVID-19 en su comunidad, quédese en casa la mayor cantidad de tiempo posible para reducir aún más su riesgo de exposición al virus.
  • Si alguien en su casa está enfermo, haga que permanezca alejado de los demás en el hogar para reducir el riesgo de propagar el virus dentro de su casa.
  • Evite compartir artículos personales del hogar, como vasos y toallas.

Tenga un plan de acción para el asma 

El CDC aconseja a toda persona asmática, en especial aquellos con asma de moderada a severa, que mantengan bajo control su problema de asma siguiendo un plan de acción para la condición.

Para ello le recomiendan utilizar su medicamento actual, incluidos los inhaladores con esteroides y que no suspendan ningún medicamento ni cambien su plan de tratamiento para el asma sin consultar antes a su proveedor de atención médica. 

Hable con su proveedor de atención médica acerca de sus inquietudes sobre el tratamiento y acerca de cómo crear un suministro de emergencia de medicamentos recetados, como los inhaladores para el asma. Asegúrese de tener a mano medicamentos y suministros no recetados para 30 días, por si tiene que quedarse en casa durante un periodo prolongado.

A medida que se descubren más casos de COVID-19 y las comunidades toman medidas para combatir la propagación de la enfermedad, es natural que algunas personas se sientan preocupadas o estresadas. Las emociones fuertes pueden provocar ataques de asma. Tome medidas para sobrellevar el estrés y la ansiedad.