Persiste la incertidumbre por efectos del impuesto a compañías foráneas

Según el alcalde de Yauco, Ángel Luis Torres, los cambios no deben afectar la expansión de la farmacéutica Sartorius Stedim Biotech, que aumentará de 350 a 500 su número de trabajadores tan pronto como el próximo mes de marzo.

Foto: Sartorius AG

Varios alcaldes de la región sur ya anticipan el próximo golpe.

Tras los recortes a subsidios municipales y los gastos no previstos por el paso del huracán María, numerosos ayuntamientos ahora son amenazados por la reforma contributiva federal que impone un arancel de 12.5 por ciento sobre los productos que se producen en Puerto Rico y se transportan a los Estados Unidos.

- Publicidad -

Como resultado, el futuro de fábricas estadounidenses establecidas en el país es incierto, al igual que sus aportaciones a municipios cuya limitada economía depende en gran medida de esas operaciones.

Por ejemplo, la posibilidad de que se afecten las operaciones de la manufacturera de lentes de contactos CooperVision Caribbean -principal patrono privado de Juana Díaz- es una amenaza real, a juicio del alcalde Ramón Hernández Torres.

CooperVision emplea actualmente a casi 1,600 personas de forma directa y genera cientos de empleos indirectos adicionales.

“Esta es la industria más grande que tiene Juana Díaz, en términos de creación de empleos”, reconoció el alcalde juanadino. “Esa es una nómina sumamente importante para cualquier economía local”.

El panorama, agregró, se complica para su localidad porque existen pocas alternativas para contrarrestar el nuevo arancel federal.

Según expuso, la histórica práctica del Gobierno Central de conceder generosas exenciones a estas compañías deja escaso margen para ofrecer incentivos adicionales que contrarresten el impacto de la nueva contribución federal.

Por ejemplo, en diciembre de 2010 la Compañía de Fomento Industrial (PRIDCO) designó a Cooper Vision Caribbean como Operador de una Zona de Comercio Exterior, lo que facilitó que la corporación se acogiera a exenciones de impuestos municipales adicionales a la exoneración parcial que ya disfrutaba. De esta forma, redujo aún más sus pagos por patentes y contribución sobre la propiedad.

Por tal razón, la empresa goza actualmente de una exención de casi 90 por ciento en el pago de arbitrios. Aun así, aporta sobre $200 mil al año en patentes municipales, sin contar su nómina a trabajadores y el efecto indirecto en el Impuesto sobre las Ventas y Uso (IVU), planteó el alcalde.

A la expectativa en Villalba

Entretanto, el alcalde de Villalba, Ángel Javier Hernández Ortiz, también reconoció estar preocupado por el potencial efecto de la reforma contributiva federal en las operaciones de Medtronics, el principal patrono privado en esa localidad montañosa.

La empresa comenzó a operar en Villalba en el año 1974 con 30 empleados, dedicados a la producción de cables para marcapasos. Al presente, mantiene a casi 1,500 trabajadores en su nómina.

“Estamos hablando que el 30 por ciento de la economía de la Ciudad gira en torno a la manufactura de equipo médico. Perderlos causaría un efecto en cadena brutal para Villalba”, sostuvo Hernández Ortiz, cuyo municipio aún batalla para recuperarse del embate del huracán María.

“Si tú sumas el golpe nefasto que sufrimos cuando nos quitaron los mal llamados subsidios de $350 millones a los municipios -que en Villalba representó una reducción de $4 millones en un presupuesto de $13 millones- y el que ahora el 30 por ciento del ingreso para dar servicios pudiera estar en peligro, estamos hablando de una situación crítica”, abundó.

Hernández Ortiz aclaró que previo a la aprobación de la legislación federal, había dialogado con ejecutivos de la empresa sobre la posibilidad de expandir sus operaciones en territorio villalbeño. No obstante, explicó que las conversaciones han cesado por el momento.

“Yo espero poder retomar ese dialogo con la fábrica, porque tengo la esperanza de que se pueda hacer una enmienda a la legislación”, indicó.

No obstante, el alcalde villalbeño advirtió que cualquier esfuerzo estatal para incentivar la permanencia de fábricas extranjeras en la isla no debe afectar más a los ya lacerados ingresos de los municipios. Medtronics, indicó, cuenta con 80 por ciento de exención en el pago de arbitrios a nivel local.

“Si el Gobierno creara algún tipo de incentivo, tendría que ser con cargo al fondo general del país, no al fondo del municipio como siempre hacen”, sostuvo.

“Ahora con la crisis del huracán María los municipios han sacado de donde no tienen para costear la recuperación. Estamos en un momento crítico en el que los municipios están expuestos a cerrar o quedarse sin dinero para poder operar”, añadió.

Respiran alivio en Yauco

Por su parte, el alcalde de Yauco, Ángel Luis Torres Ortiz, aseguró que la medida aprobada en el Congreso no debe afectar la permanencia de la farmacéutica Sartorius Stedim Biotech en este municipio.

La empresa alemana líder en sistemas de filtración para la industria de biotecnología y farmacéuticas, anunció en mayo de 2016 la expansión de sus operaciones en Yauco, con una inversión de $50 millones.

Dicha expansión debe aumentar el número de trabajadores en la planta de 350 a 500 tan pronto como el próximo mes de marzo, indicó Torres Ortiz.

Otros 140 empleos temporeros se han creado durante las obras de construcción necesarias para la expansión.

Aunque la compañía actualmente está exenta del pago de arbitrios municipales, es la principal fuente de empleos del sector privado en Yauco.

“Posterior a la aprobación de la (Reforma Contributiva) nosotros nos vimos en la necesidad de coordinar una reunión con ellos, ya que estábamos preocupados por la efecto que eso representaría”, reconoció Torres Ortiz.

“Pero esta es una empresa alemana y hasta el momento, en las reuniones que hemos sostenido con ellos, no debe afectarles el impuesto del 12.5 por ciento”, sostuvo.

Sartorius originó operaciones en el municipio de Yauco en la década del 80 e inauguró un proyecto de expansión en junio de 2012, a un costo de $20 millones, en el que creó 147 nuevos empleos permanentes.

“Sartorius es importantísimo para la economía de nuestro municipio, es el segundo empleador de la Ciudad (después del Gobierno Municipal). También han hecho unas mejoras importantes al sistema eléctrico circundante a la empresa y hacen la mayorías de sus compras y gestiones en nuestro pueblo, lo cual aporta adicionalmente a nuestra economía”, expresó.