Paro Nacional: Marcados los contrastes entre el sur y norte

Mientras en la zona metropolitana miles de activistas marcharon y múltiples comercios cesaron funciones por el día, en Ponce se efectuó una manifestación silente y la dinámica en los principales centros comerciales transcurrió con normalidad.

Mientras manifestantes se enfrentaban a la uniformada en la “Milla de Oro” de Hato Rey en protesta por las imposiciones de la Junta de Control Fiscal, en Ponce un colectivo de ciudadanos, estudiantes y profesores universitarios marcharon de forma silente desde la avenida Las Américas hasta la Plaza Las Delicias.

A pesar de que numerosos activistas locales madrugaron para movilizarse a las protestas de la zona metropolitana, sobre un centenar de manifestantes respondió a una convocatoria abierta por redes sociales para congregarse al mediodía frente a los portones de la Pontificia Universidad Católica.

Desde ahí, los participantes cruzaron la Avenida Las Américas con sombrillas y pancartas en mano, y efectuaron manifestaciones silentes, tanto en las escalinatas del Museo de Arte de Ponce como frente al Monumento a la Abolición de la Esclavitud.

“Muchas personas han expresado dudas de que una manifestación como esta o como la de San Juan pueda lograr algo, pero tenemos que ver lo mucho que podemos lograr cuando empezamos a dar la confianza al pueblo de que, aun en la diferencia, podemos unirnos”, planteó durante la marcha la profesora universitaria Vivien Mattei Colón.

“Lo que está pasando ahora mismo con el gobierno, con las medidas del Congreso y con la Junta, sin duda, es un atropello que nos afecta a todos. Puerto Rico no puede quedarse de rodillas. Tenemos que pararnos, tenemos que declarar que no estamos dispuestos a aguantar estos atropellos”, continuó.

La procesión continuó hasta el Museo de la Masacre, donde se entonó el Himno Revolucionario, antes de seguir hasta la Plaza Las Delicias donde hicieron expresiones de repudio a las imposiciones de la JSF y el gobierno local, tanto frente al Parque de Bombas como la Casa Alcaldía.

Actividad comercial

Entretanto, la dinámica en los principales centros comerciales de Ponce transcurrió con relativa normalidad, a diferencia de la zona metropolitana, donde muchos cesaron funciones por el día.

Asimismo, la oficial de Comunicaciones de la Policía en Ponce, Luz Morell Ramos, informó que no se reportaron incidentes violentos durante las manifestaciones en el sur.

“Vienen tiempos más difíciles”

Por su parte, el economista ponceño Luis Rey Quiñones Soto, reiteró la importancia de que las protestas ciudadanas no se limiten a un solo día y advirtió que el activismo en las calles es lo único “que puede frenar” las imposiciones de la Junta de Supervisión Fiscal y sus efectos directos sobre la clase trabajadora.

“Vienen golpes de privatización para la educación, para los espacios públicos y para el servicio de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados y la Autoridad de Energía Eléctrica. Vendrán acompañados de un plan para bajar costos de producción mediante la eliminación de derechos adquiridos, como las pensiones, planes médicos y licencias de vacaciones y enfermedad”, planteó.

“En los mecanismos de ajuste, que en realidad son mecanismos de choque, el neoliberalismo busca tirar la economía al suelo para que todo se pueda empezar a trabajar desde la privatización. El modelo del gobierno como empresario se tira al piso y se reconstruye con la empresa privada, comprando infraestructuras desvalorizadas”, continuó Quiñones Soto.

“Todo esto es para pagar una deuda que no es pagable y para introducir en Puerto Rico el proyecto neoliberal que beneficiará a las empresas norteamericanas y nos llevará a nosotros a la miseria. La deuda se ha convertido en la excusa para impulsar toda esta agenda de castigar y dominar al empleado”, puntualizó.