Para largo: Asoma un año de tapón y contratiempos por obras en Coto Laurel

El tramo a rehabilitarse será de solo cuatro kilómetros -entre las “Letras de Ponce” y el arco del peaje de Juana Díaz- y requerirá una inversión diaria de $15,500.

Foto: Heriberto Rodríguez

Un proyecto de mejoras que por 15 meses pondrá en jaque el tránsito vehicular en la autopista Luis A. Ferré (PR-52) de Ponce está a punto de comenzar.

El tramo a rehabilitarse, sin embargo, será de solo cuatro kilómetros -entre las “Letras de Ponce” y el arco del peaje de Juana Díaz- y requerirá una inversión diaria de $15,500, para un total de $7 millones en fondos federales del programa Abriendo Caminos, confirmó la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT).

De no surgir complicaciones, las mejoras entre los kilómetros 95.0 y 99.0 deberán estar listas al término de 450 días -entre septiembre y octubre de 2020- justo a tiempo para las elecciones generales.

Según anticipó la ACT, las obras se realizarán de lunes a viernes, de 8:00 de la mañana a 4:00 de la tarde, y durante los fines de semana desde las 8:00 de la noche del viernes hasta las 5:00 de la madrugada del lunes.

Como parte del proyecto, se clausurará temporalmente uno de los carriles de la autopista, creando un embudo durante el horario en que se realicen las tareas. El carril será reabierto después de las 4:00 de la tarde en días de semana, no así durante los fines de semana.

Las mejoras propuestas incluyen la rehabilitación del pavimento en hormigón, remoción, reemplazo, sellado y preservación de puentes. También se instalarán barreras de metal y hormigón, transiciones de los puentes, reemplazo de rotulación, pintado de líneas, dispositivos reflectivos y arreglo de luminarias.

Defiende la demora

A preguntas de La Perla del Sur, la directora regional de la ACT en el sur, Marilyn Rodríguez Díaz, justificó el prolongado itinerario para las obras, alegando complejidad.

Según explicó, el corte de las lozas en la vía se efectuará en días de semana laboral, mientras que su remoción se limitará a los fines de semana, lo que contribuye a que se extienda la duración del proyecto.

“Por decirte, para sacar cinco lozas, tengo que esperar una semana, entonces cinco lozas más es otra semana. Eso me corre el tiempo”, planteó. “Mientras se está haciendo eso lo fines de semana, también tenemos otros trabajos”.

Más en la PR-10

Las mejoras en la PR-52 se sumarán a los que próximamente realizará la ACT en la carretera PR-10, desde el kilómetro 0 al 29.8, entre Adjuntas y Ponce.

El proyecto, anunciado a los medios por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares el pasado mes de febrero, conlleva una inversión de $15 millones, y tardará año y medio (18 meses) en completarse.

“Ya se hizo la prueba inicial donde se tiran 300 toneladas de asfalto para medir la capacidad del contratista y el equipo que está utilizando. Ya fue aprobado. Ahora se está trabajando con unos permisos para sacar el plomo que tienen las líneas amarillas, que es algo que se hace antes de comenzar de lleno el proyecto”, indicó Rodríguez Díaz.

Para estas mejoras se removerá el asfalto existente, se aplicará asfalto nuevo y se instalarán vallas de seguridad, entre otras tareas.

El proyecto, empero, ha motivado críticas contra el alcalde de Adjuntas, Jaime Barlucea Maldonado, quien reconoció a WPAB 550 Radio que el plan impulsado desde la Fortaleza obvió que ese tramo de la PR-10 fue repavimentado hace apenas dos años.