Para Emilio Nieves: Destinado al fracaso el anunciado plan para el reinicio de clases

La lentitud en la entrega de computadoras a estudiantes, los contratiempos en el adiestramiento de maestros para la plataforma virtual e interrogantes sobre el acceso a Internet confirman que el proceso será accidentado.

Foto suministrada

A menos de dos semanas para el inicio de clases virtuales en el sistema público de enseñanza, las dudas sobre la viabilidad del plan anunciado por el Secretario de Educación, Eligio Hernández, no solo se han multiplicado. También se han agigantado.

Como advirtió el vicepresidente de la Unión Nacional de Educadores y Trabajadores de la Educación (UNETE), Emilio Nieves Torres, la lentitud en el proceso de entrega de computadoras a los estudiantes, los contratiempos en el adiestramiento de maestros para la plataforma virtual e interrogantes sobre el acceso a Internet confirman que el reinicio de clases será accidentado.

El Departamento de Educación ha convocado a los maestros al salón de clases a partir del 11 de agosto y anunció que iniciará las clases de forma virtual el 17 de agosto. Dependiendo de cómo evolucione el panorama de la pandemia, su intensión es reiniciar clases presenciales el 17 de septiembre.

“La proyección que se ha querido dar de que estamos organizados es totalmente falsa”, sentenció el educador.

“Las primeras 20 mil computadoras se distribuyeron en julio. Se van a distribuir 20 mil en agosto y el resto en septiembre y octubre. Eso es lo que dice el contrato”, continuó.

“Siguiendo esto, solamente el 14 por ciento de los estudiantes van a tener las computadoras en mano (cuando empiecen las clases virtuales). Esa es la verdad, pero ellos (Departamento de Educación) dan la impresión que la mayoría va a tener su computadora”, continuó. “Nos están mintiendo”.

Entretanto, explicó que una encuesta realizada por su organización a más de siete mil maestros reveló que el 75 por ciento de ellos no se sentía cómodo regresando al salón de clases en las condiciones actuales de la pandemia.

Más aún, encontró que más de 40 por ciento de los maestros del sistema público sufre condiciones preexistentes que pudieran agravar su vulnerabilidad, de contraer el coronavirus.

“Se debió trabajar en levantar los datos”

A juicio de Nieves Torres, parte esencial del problema es que el plan anunciado es muy general, sin tomar en consideración las condiciones reales de los estudiantes y maestros.

“Hay un documento oficial del Departamento de Educación que tiene el protocolo a seguir, pero ese protocolo no toca las particularidades de cada escuela”, planteó. “Todo esto requiere de planificación, de datos, de estudios, de cuestionarios y nada de eso hizo el Departamento”.

“Aquí se dijo sobre la transportación escolar que se le iba a tomar la temperatura en la guagua. ¿Cuál es el distanciamiento social en una guagua? La logística de la transportación escolar es algo que requiere de análisis y discusión en cada escuela. ¿Y cómo vas a trabajar con la logística de los desayunos y los almuerzos”, preguntó.

“Hicimos un cuestionario en la última semana de julio, preguntándole a los conserjes si ha llegado material (de higiene y seguridad) suficiente a las escuelas y más del 50 por ciento de ellos dijeron que no había llegado nada. Ellos son los que están llevando el hand sanitizer y el director está solicitando, pero no ha llegado”, añadió.

Rezago en Educación Especial

Por otra parte, Nieves Torres destacó que aún existen interrogantes sobre cómo garantizará un servicio adecuado a miles de estudiantes de Educación Especial, que requieren atención individualizada, en el contexto de la enseñanza virtual.

“Va a ser una situación bien complicada. Tú tienes estudiantes con distintas condiciones, expresiones y manifestaciones ¿Cómo tú haces eso de forma virtual?”, cuestionó.

“Hay casos en que se puede hacer una que otra terapia de escritura de forma virtual y hay algunos padres que sí lo han aceptado. Pero en su mayoría, no están de acuerdo con eso, porque ha representado retroceso para esos estudiantes de educación especial”, dijo.

Obviadas las alternativas

Nieves Torres, además, cuestionó que el Departamento de Educación no esté impulsando el uso de módulos impresos o la modalidad de clases por televisión como complemento o alternativa a las clases virtuales.

“Los módulos impresos son tareas que desarrolla el estudiante con instrucciones claras. Estas tareas de evaluación se contestan y los maestros las tienen que corregir. Los padres pueden recoger los módulos mediante citas o por ‘servi-carro’ y se establece comunicación por teléfono o Whatsapp”, explicó.

“La otra modalidad es usar el Canal 6. Desde marzo lo hemos estado planteando. Posteriormente, el Departamento reconoció que es una alternativa y se usó un mes durante el verano, pero básicamente fue un campamento de verano. No era el currículo”, continuó.

“Se puede establecer que de lunes a viernes, de 8:00 de la mañana a 3:00 de la tarde se ofrezcan clases y se asignen tareas, y el maestro corrige esas tareas. Ese tipo de coordinación no se ha hecho aún. Anunciaron que se va a usar, pero no lo han vuelto a mencionar”, abundó.

Improbables las clases presenciales

Por último, el vicepresidente de UNETE cuestionó la insistencia del Departamento de Educación al anunciar clases presenciales en los planteles para el 17 de septiembre.

“Las clases presenciales para el 17 de septiembre están completamente en el aire. Las organizaciones magisteriales que estamos en el frente amplio entendemos que este semestre, completo, no puede ser presencial. No existen las condiciones”, dijo.

“El mismo Task Force Médico estableció en un estudio que el potencial de contagio en las escuelas y en las universidades es cinco veces mayor que en un supermercado”, insistió.