Ponce: se contraen patentes y permisos

Ya no hay duda. La desaceleración económica ha infectado a otra víctima. Esta vez, los recaudos del Gobierno Municipal de Ponce.

Como detalla el más reciente informe de auditoría externa del ayuntamiento, los ingresos municipales por concepto de permisos generales, entre ellos permisos de uso y arbitrios de construcción, cayeron a menos de $3.1 millones durante el año fiscal 2013-2014, su nivel más bajo en época reciente.

De hecho, la cifra es 56 por ciento más baja al total recaudado en el año fiscal anterior y una fracción de los $13.2 millones que la Alcaldía ponceña captó en el año 2008-2009.

La caída por este concepto coincide con la otorgación de exenciones en arbitrios de construcción a entidades como Empresas Fonalledas, Macy’s, la Fundación Rafael Hernández Colón y Triple S Management Corporation.

Cortas las patentes

La auditoría recién completada también revela que el ayuntamiento ingresó $19.2 millones por cobro de patentes, ocho por ciento menos que durante el año anterior.

Esta suma es $3.7 millones (17 por ciento) menor de lo que la propia alcaldía estimó serían sus ingresos por este concepto en el presupuesto 2013-2014.

“La patente municipal que paga el comerciante es a través del ingreso bruto que obtenemos de nuestras ventas. Hemos tenido una merma en general en los servicios profesionales y en las ventas de los comerciantes”, expresó a La Perla del Sur el exadministrador de la Ciudad, Arturo Picó Valls.

“Esto es un síntoma de la realidad que están viviendo los ponceños y los puertorriqueños en la calle, pero que el Municipio no quiere atender. Están enajenados de esa realidad”, continuó el también abogado y contador público autorizado (CPA).

La discrepancia entre las proyecciones municipales y los recaudos reales, además, reitera el patrón de sobrestimación de ingresos que por años ha adoptado la administración de la alcaldesa María Meléndez Altieri para justificar su alto nivel de gastos.

“Si ante esta realidad el Municipio no hace los ajustes para eliminar los gastos innecesarios, incluyendo los contratos, el Municipio entrará en una crisis aún más grave al cierre del año fiscal 2015-2016”, advirtió Picó Valls.

De cal y arena: CAE e IVU

En el renglón de impuestos sobre la propiedad, el ayuntamiento reportó un ingreso de $32.2 millones en el año fiscal 2013-2014, un incremento de seis por ciento, de acuerdo al mismo informe.

No obstante, el alza responde al segundo aumento en la tasa de la propiedad mueble e inmueble impuesto por la administración de Meléndez Altieri.

En el caso del “Sales Tax” municipal, la captación correspondiente al año 2013-2014 fue de $14.2 millones, un incremento de casi cuatro por ciento si se compara con el año anterior.

Sin embargo, este recaudo no se acerca a los $19 millones proyectados por la Alcaldesa en el presupuesto presentado y avalado por la Legislatura Municipal.

El alza de ingresos por el IVU municipal, empero, se desvanecerá cuando se tabulen los recaudos del actual año fiscal, a juicio de Picó Valls.

“Desde ahora pronostico que en el próximo Single Audit del Municipio de Ponce vamos a ver cómo se disminuye el nivel de captación de ingresos. Será un daño autoinfligido por la reducción de jornada laboral. Son $12.3 millones que estos empleados han dejado de llevar a sus casas y eso tiene un efecto dañino en las ventas”, sentenció.

“No hay que ser economista para saber que nuestra economía ha caído. Esto es mucho más que una recesión, estamos en una depresión económica y el Municipio tiene que ajustarse a esa realidad”, concluyó.

Lea además: Mal manejo agudiza la crisis en Ponce