Otra avalancha de color se apodera de Guayanilla

La terminación del mural en la Concha Acústica coincidirá con el Carnaval de la Banda Escolar de Guayanilla, que se celebrará del 27 al 30 de abril.

Foto Florentino Velazquez

El arte siempre ha reclamado el espacio público. Aunque no en todas logra vestir las calles del pueblo, en ocasiones atisba alguna esquina y la ocupa con galantería y elocuencia.

Hoy, al igual que en Ponce y la capital, los guayanillenses comienzan a ver más color en sus espacios públicos gracias a una iniciativa comunitaria que abrió paso al Proyecto de Murales #SomosGuayanilla: el mismo que busca impulsar el arte y la reforestación de manera inclusiva, sensible y armoniosa, poniendo en contexto la cultura e historia del pueblo.

Esta vez, el color empezó por la Plaza del Mercado, donde hace algunas semanas un grupo de personas plasmó un mural que rompió con años de una época sombría, silente de arte en las calles de la Tierra de Agüeybaná y Villa de los Pescadores.

“Guayanilla lleva mucho tiempo en que no se hace nada en arte. El Museo (de Arqueología, historia y Epigrafía – frente a la plaza) lleva unos cuantos años, pero como tal, en el casco urbano hay muchas áreas que están abandonadas y necesitadas de rehabilitarse”, destacó María de los Ángeles Falche Pacheco, quien tomó la iniciativa de presentar a la Oficina de Arte, Cultura y Turismo del Municipio una propuesta muralista para la Concha Acústica que corona a la Plaza Pública Luis Muñoz Marín.

El mismo espacio lució una vez un florecido Flamboyán del pintor Rigoberto Lucca, pero con la remodelación de la plaza se borró el mural, dejando la concha en blanco.

“Viendo que el espacio está completamente vacío, se decide hacer un (nuevo) mural”, acotó Falche Pacheco, quien propuso rescatar el espacio. Tras reuniones con el alcalde Nelson Torres Yordán y personal de asuntos públicos, entre otras personas, se llegó al consenso de dedicarlo a las bandas escolares de ese municipio, que ostenta el cognomento del Pueblo de la Gran Banda.

Precisamente, la terminación del mural coincide con el Carnaval de la Banda Escolar de Guayanilla, que se celebra del 27 al 30 de abril e incluirá el gran desfile de bandas, entre otras actividades culturales.

Actualmente, Guayanilla cuenta con dos bandas de Marcha, integradas por estudiantes de la Escuela Intermedia Arístides Cales Quirós, bajo la dirección de Maribel Lugo García; y la Segunda Unidad de Macaná Gloria Borrero Oliveras bajo la dirección de Armando Borrero.

El director de Arte, Cultura y Turismo, Raphael Arlequín Rivera, explicó que el propósito del nuevo mural encierra “todo lo que comprende la música, lo que significa esa persona que trajo a la banda escolar a Guayanilla”, en referencia a su padre y exalcalde, Edgardo Arlequín Vélez, quien llevó por primera vez una banda de Puerto Rico a desfiles en Estados Unidos.

“Hemos sido pioneros en desfiles en Disney World. También fuimos pioneros en ir a la Parada de Acción de Gracias en Filadelfia. En el 1998 fuimos a Macy’s y en el 2000 fuimos a la Parada de las Rosas en California”, destacó.

“Sería justo y necesario que eso se siga fomentando en otras generaciones del pueblo y pueblos limítrofes”, agregó Lugo García, directora del Programa de Banda, no sin antes confesar que “el mural me parece espectacular”.

Como recordó, la historia de banda en Guayanilla que precedió a la era de Arlequín, se remonta a los años 1939 al 1950, aproximadamente, bajo la dirección de Roberto Morel y su hijo Cristóbal Morel (1950-1970 aproximadamente).

El mural

La obra que pronto engalanará la concha estará a cargo del artista Doel Santana Campos, natural de Ponce, quien donará su talento y sobre 30 horas de su tiempo libre para dar vida al mural, que requerirá 13 galones de pintura y seis latas de color en aerosol, también donadas por la compañía Master Paint y materiales que aportaron otros miembros de la comunidad, como estarcidos  o esténciles, cinta adhesiva, brochas y pinceles.

Conocido en la escena artística como Sko, Santana Campos comenzó su carrera en el dibujo y luego pasó al mural. Se inició en el grafiti en el 1999 y posteriormente fundó el colectivo South Flow, donde con el pasar del tiempo ha evolucionado su técnica en aerosol y aguados en acrílico.

Además, es artista dermográfico (tatuajes) y poeta.

Con toda esta amalgama de disciplinas artísticas y su experiencia en eventos, colectivos y bienales de arte urbano, el artista diseñó el concepto que rinde una oda a las bandas de marcha que dan hoy día cognomento al pueblo.

“Trabajo con aerosol casi todos mis proyectos. Esta es la primera vez que voy a trabajar un mural con más pintura (en pinceladas) que aerosol. Cuando pinto cuadros, el formato que siempre trabajo es grande, así es que es más o menos lo mismo. Esta vez, mi mural va a ser en pintura”, afirmó Sko.

Como adelantó, de la obra surgirá la silueta de un director de banda enmarcado por colosales instrumentos de viento y percusión, entre otros elementos de la música, envueltos en vibrantes colores que atraviesan siluetas de músicos marchando.

Inspirado por la pasión de la comunidad en su historia y cultura, Sko reafirmó que dedicará el tiempo necesario a la obra. “Cuando los conocí, vi la pasión de ellos por las bandas. Se expresan muy bien de Guayanilla y sé que significa mucho para ellos. En eso me inspiré. Traté de darle ese sentimiento”.

A partir de esta gran obra, se crearán varios murales en diversas zonas del pueblo, como secuela del proyecto #SomosGuayanilla, del cual se espera una avalancha de vivos colores, así como estampas históricas y culturales.

“El proyecto en sus fases subsiguientes no tiene fecha de culminación, pues el mismo es un esfuerzo comunitario que lleva el apoyo del municipio de Guayanilla y su alcalde Nelson Torres Yordán”, agregó la organizadora.

Doel Santana Campos, el creador de la colosal obra (Foto Florentino Velazquez)