Organismos de Estados Unidos investigan violencia tras protesta contra gobernador

Rosa Emilia Rodríguez, subrayó que las protestas "pacíficas son un ejercicio de los derechos fundamentales de los ciudadanos, pero los actos violentos y la destrucción de propiedad no tienen cabida en una manifestación pacífica, no se tolerarán"

foto: EFE / Thais Llorca

San Juan – La Oficina de la Fiscalía Federal, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) y la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco, Explosivos y Armas, entre otros, trabajan junto a las autoridades locales de Puerto Rico, para investigar los “actos violentos” acaecidos anoche en el Viejo San Juan tras una protesta contra el gobernador Ricardo Rosselló.

En un comunicado difundido este jueves, la jefa de la Fiscalía en San Juan, Rosa Emilia Rodríguez, subrayó que las protestas “pacíficas son un ejercicio de los derechos fundamentales de los ciudadanos, pero los actos violentos y la destrucción de propiedad no tienen cabida en una manifestación pacífica, no se tolerarán”.

El quinto día de protestas para pedir la dimisión del gobernador de la isla por el escándalo desatado tras su participación con varios asesores en un chat privado, terminó con fuertes enfrentamientos en el Viejo San Juan, entre un grupo de manifestantes y las fuerzas de seguridad y, al menos, siete detenidos.

La publicación del contenido del chat, junto a casos de presunta corrupción previos, han llevado a que a diario muchos ciudadanos protesten contra el gobernador.

Ayer miles de personas salieron, convocados por conocidos artistas como Bad Bunny o Ricky Martin, para pedir la dimisión del gobernador, en una histórica convocatoria.

Al finalizar la misma, entrada la noche, la policía cargó contra un grupo que permaneció en las cercanías de La Fortaleza, con gases lacrimógenos y comenzó su intento de desalojar el Viejo San Juan, momento en el cual se desataron varios enfrentamientos que acabaron en una batalla campal.

En su comunicado, la jefa de la fiscalía federal en Puerto Rico indicó que “estamos descorazonados por la violencia que algunos grupos han adoptado e investigaremos y acusaremos a cualquiera que haya violado la ley federal”.

“Nos mantenemos atentos para seguir la situación y actuaremos inmediatamente tal y como hemos hecho en otras situaciones cuando algunas protestas pacíficas se han tornado violentas”, subrayó.

Por su parte, el responsable del FBI en la isla, Douglas Leff, indicó que la agencia reconoce el derecho a manifestarse pacíficamente “sin embargo, el FBI investigará activamente cualquier acto de violencia que caiga bajo nuestra jurisdicción y constituya un crimen federal, en coordinación con la oficina de la fiscalía.

A consecuencia de los incidentes violentos, al menos, siete personas fueron detenidas por intentar superar el perímetro de seguridad establecido por las fuerzas de seguridad, dijo el jefe de la policía, Henry Escalera.

A su vez, Escalera consideró que en el momento que actúo la policía se trataba ya de una protesta ilegal que culminó en un “motín”.

Desde que estallara el escándalo, el gobernador ha reiterado en cada una de sus apariciones públicas que no renunciara a su cargo.