Optimiza el proceso de enseñanza con juego boricua

El experiodista Jorge Ariel Torres creó una serie de juegos de mesa, dirigidos a alumnos de escuela intermedia, para abarcar de una manera concreta la economía, la historia, la geografía, la arquitectura y la agricultura de la isla.

El experiodista Jorge Ariel Torres refuta la noción del estudiante como mero recipiente de información.

Tras décadas de trabajo e investigación, concibe que la rutina de “escuchar al maestro y escribir” aniquila el aprendizaje y que, para que el alumno sea capaz de transmitir conocimiento, el proceso de enseñanza debe ser lúdico.

“El juego motiva. El juego equivale a interacción y esta es imprescindible”, opinó Jorge Ariel en una reciente visita a La Perla del Sur.

Es por ello que, con la ayuda de los historiadores Ivor Hernández y Nelson Santos, así como otros maestros escolares, el juanadino creó una serie de juegos de mesa dirigidos a alumnos de escuela intermedia. Estos fueron hechos para abarcar de una manera concreta la economía, la historia, la geografía, la arquitectura y la agricultura de la isla.

Así lo explicó Torres mientras organizaba las cajas color blanco que guarecen los tableros. Acto seguido mostró cómo funciona “Juega y aprende Puerto Rico” para describir la dinámica.

Tras lanzar los dados para que el participante sepa cuántos espacios debe mover su torre de color, se selecciona una tarjeta que contiene una pregunta sobre el país y, si responde de manera correcta, el certero jugador avanza.

Al concluir con la demostración, el periodista agregó que el juego tuvo como preámbulo su proyecto “Puerto Rico pueblo a pueblo”, una serie de mapas trazados por el geógrafo cartógrafo Miguel Soto Sánchez para resaltar los encantos de cada municipio.

“Todo inició con una colección de fotos de Ponce destinada a ser un rompecabezas”, sostuvo. Sin embargo, por los altos costos de producción alternó la idea. Mas la esencia de la misma permaneció, afirmó.

Desde que cesó sus labores como periodista, Jorge Ariel sintió que debía “hacer algo” que educara sobre las ciencias sociales que tanto le apasionan. Pensó en el método Montessori, es decir, la enseñanza al ritmo de cada cual, fomentando el humanismo y el descubrimiento individual, porque estaba al tanto de sus beneficios.

Oferta diversa

Otros dos juegos ideados por él mantienen un énfasis diferente, aunque la forma en que se juega es similar. En el caso del de español, pretende reforzar la gramática, la redacción y la creación. Por otro lado, el de matemática, que incluye álgebra, geometría y álgebra con trigonometría, vigoriza el pensamiento deductivo.

“Son juegos ideales para educación en el hogar, estudiar con los hijos e interactuar”, puntualizó, al tiempo que lamentó que “hasta el momento” el Departamento de Educación no ha adquirido sus productos como parte del currículo cotidiano.

Consecutivamente, señaló que “solo se han interesado en el de Juega y aprende Puerto Rico” para agregarlo a la instrucción del Proyecto C.A.S.A, dirigido a desertores escolares o estudiantes en riesgo, mas no le han dado “otra oportunidad de contribuir”.

No obstante, Jorge Ariel no se queda de brazos caídos y opta por el comercio local. Al presente, la librería El Candil y las empresas Muñoz Editores, J.A. Riollano Co. y Camera Mundi venden el producto.

Asimismo, Jorge Ariel “poco a poco” se acopla a esta era digital. Especificó que “pronto” los juegos estarán disponible en forma Web, aunque prefiere que la dinámica se mantenga “entre personas”.

El primer paso a este cambio ya se dio con el diseño del plan de estudios en línea para hispanos aspirantes a la ciudadanía estadounidense. El artista gráfico Basilio Guzmán Mieses y el pintor Jaime Descals le han ayudado a ilustrar cada una de sus innovaciones.

Autogestión continua

Para convertir estas ideas en realidad, Jorge Ariel indicó que los gastos salen de su bolsillo y de donaciones que le hacen allegados. Aunque, para producir los mapas se ha beneficiado de la publicidad.

Al presente, dijo, los alcaldes “no han visto” en las representaciones gráficas una inversión positiva, por lo que también los distribuye de manera comercial en espacios como el Castillo Serrallés y la farmacia El Tuque.