ONU celebra hoy el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono

Foto: Visualhunt

Desde el 1995 la Organización de Naciones Unidas (ONU) celebra el 16 de septiembre como el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono en conmemoración al Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono, que se firmó un día como hoy en 1987. 

Este año 2021, el lema de este día gira en torno a la importancia que supuso la firma del Protocolo de Montreal, y por ello el lema es: “Protocolo de Montreal, para mantenernos frescos nosotros, nosotras, a nuestros alimentos y nuestras vacunas”.

La ONU destaca el antes y el después que supuso el Prococolo de Montreal para la desaceleración del cambio climático y el aumento de la eficiencia energética.

La capa de ozono es una franja de gas muy frágil que protege la vida en el planeta, de los efectos nocivos de los rayos solares y que está en peligro por el uso que se hizo durante años de determinados productos químicos.

Un esfuerzo internacional conjunto ha permitido la eliminación y reducción del uso de estas sustancias que agotaban la capa de ozono y en la actualidad se ha reducido considerablemente la radiación ultravioleta del sol que llega a la Tierra protegiendo la salud humana y los ecosistemas.

El ozono se encuentra en su mayor parte en la parte superior de la atmósfera, entre 10 y 40 Km. sobre la superficie terrestre, en la zona de la estratosfera.

El ozono de la estratosfera se encarga, entre otras cosas, de absorber gran parte de la radiación ultravioleta del Sol, que es dañina para la vida. Por eso es fundamental preservar esta capa de ozono.

Hay, sin embargo, un ozono que se considera dañino y es el que se encuentra en exceso en la superficie de la Tierra y que es perjudicial para los seres vivos.

El término “agujero del ozono” apareció en un artículo científico del British Antarctic Survey en mayo de 1985, hablando sobre la problemática de la destrucción de la capa de ozono.

La imagen de satélite del agujero de ozono se ha convertido en un símbolo mundial de esta amenaza ambiental que ha ayudado a movilizar apoyo público para el Protocolo de Montreal.