OMS celebra Semana Internacional de prevención de la intoxicación por plomo

Foto: Visualhunt

Todos los años la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra la tercera semana del mes de octubre la Semana Internacional de Prevención de la Intoxicación por Plomo y de la prohibición del plomo en la pintura.

Aunque la intoxicación por plomo se puede prevenir, según las estimaciones de 2016 del Instituto de Sanimetría y Evaluación, la exposición a ese metal provocó 540,000 muertes y la pérdida de 13.9 millones de años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD) debido a los efectos prolongados del plomo sobre la salud.

El lema de la campaña de este año 2021 es “Trabajando juntos por un mundo sin pintura con plomo”.

El plomo es una sustancia tóxica que se va acumulando en el organismo con efectos muy negativos, especialmente en los niños. Con el paso de los años el plomo se va acumulando en el cerebro, riñones, hígado y huesos. Para evaluar la exposición humana al plomo se suele medir la concentración en sangre.

Los niños pequeños son especialmente vulnerables a la exposición al plomo, que puede tener consecuencias muy graves en su salud afectando al desarrollo del cerebro y al sistema nervioso. Una intoxicación grave puede provocar coma, convulsiones e incluso la muerte. Los niños que sobreviven a una intoxicación grave pueden padecer diversas secuelas, como retraso mental o trastornos del comportamiento.

En las embarazadas, la exposición a concentraciones elevadas de plomo puede ser causa de aborto natural, muerte fetal, parto prematuro y bajo peso al nacer, y provocar malformaciones leves en el feto.

Las pinturas con altas concentraciones de plomo son una fuente importante de exposición doméstica al plomo, especialmente para los niños. Estas pinturas todavía pueden adquirirse ampliamente y se utilizan en muchos países, aunque existen buenos sustitutos sin plomo.

En una encuesta efectuada por la OMS y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, a 30 de junio de 2018 tan solo 69 gobiernos habían confirmado disponer de medidas jurídicamente vinculantes para el control de las pinturas con plomo. Es evidente que es necesario insistir en la cuestión.

La Semana Internacional de Prevención de la Intoxicación por Plomo ofrece la oportunidad de movilizar el compromiso político y social para seguir avanzando.