Ojo: No beba la solución mineral milagrosa o productos similares

Foto: FDA

Quizás ha visto muchos vídeos o anuncios de testimonios de personas que afirman que la solución mineral “milagrosa” u otros productos hechos a bases de clorito de sodio son beneficiosos para su salud. No obstante, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha recibido muchas denuncias indicando que estos productos, a la venta en línea como “tratamientos”, han enfermado a los consumidores.

La FDA insta de modo apremiante a los consumidores a que no compren ni usen estos productos, que a pesar que la agencia advirtió por primera vez a los consumidores sobre estos productos en 2010, muchos distribuidores independientes los siguen promoviendo en las redes sociales y vendiendo en línea.

Estos productos se conocen con diversos nombres, como solución mineral milagrosa o maestra, suplemento mineral milagroso, MMS (siglas en inglés), protocolo de dióxido de cloro (CD, por sus siglas en inglés) y solución de purificación de agua (WPS, por sus siglas en inglés). Al mezclarse de acuerdo con las instrucciones del empaque, se convierten en una fuerte sustancia química que se usa como blanqueador.

Según explica la FDA, algunos distribuidores afirman falsamente que el suplemento mineral milagroso mezclado con ácido cítrico es un líquido antimicrobiano, antiviral y antibacteriano que constituye un remedio para el autismo, el cáncer, el VIH/SIDA, la hepatitis, la gripe y otras enfermedades, e incluso más recientemente, el COVID-19.

No obstante, la FDA no tiene conocimiento de ninguna investigación que demuestre que estos productos sean seguros o eficaces para tratar enfermedad alguna. El uso de estos productos puede hacer que postergue otros tratamientos que sí han demostrado ser seguros y eficaces.

En resumidas cuentas: los productos hechos a base de clorito de sodio son peligrosos, y usted y su familia no deben usarlos.

La FDA advierte que quienes beben estos productos están consumiendo lejía. Los sitios de internet que venden la solución mineral milagrosa describen el producto como un líquido que contiene un 28 por ciento de clorito de sodio en agua destilada. Las instrucciones del producto indican a las personas que mezclen la solución de clorito de sodio con ácido cítrico —tal como el del jugo de limón, ya sea real o común— u otro tipo de ácido antes de beberla. 

En muchos casos, el clorito de sodio se vende junto con un “activador” de ácido cítrico. Al agregarse el ácido, la mezcla se convierte en dióxido de cloro, un poderoso agente blanqueador.

Tanto el clorito de sodio como el dióxido de cloro son los ingredientes activos de ciertos desinfectantes, además de tener otros usos industriales. No están hechos para que los ingieran las personas.

Reacciones adversas

La FDA asegura que cualquiera de estos productos hechos a base de dióxido de cloro puede causar náuseas, vómito, diarrea y síntomas de deshidratación severa. La etiqueta de algunos productos afirma que el vómito y la diarrea son comunes después de ingerir el producto. Incluso sostienen la afirmación falsa de que tales reacciones son prueba de que el producto está surtiendo efecto. 

De igual forma, la FDA advierte que cuanto más concentrado está el producto, más graves son las reacciones. La FDA ha recibido denuncias de consumidores que sufrieron vómito intenso, diarrea severa, una presión arterial baja potencialmente mortal causada por la deshidratación y fallos hepáticos fulminantes después de beber estos productos. 

Si ha tenido una reacción negativa a cualquiera de ellos, acuda a un profesional de la salud lo antes posible.

Se insta a los pacientes y los profesionales de la salud a denunciar los efectos adversos o secundarios relacionados con el uso de estos productos a través de MedWatch, el Programa de Información de Seguridad y Denuncia de Efectos Adversos de la FDA:

  • Llene y envíe la denuncia en línea.
  • Descargue el formulario en español o llame al 1-800-332-1088 para solicitar un formulario de denuncia, para luego llenarlo y enviarlo a la dirección que aparece en el mismo, o por fax, al 1-800-FDA-0178.