Ojo con los productos que prometen una reducción de peso milagrosa

Foto: Visualhunt

Si te estás poniendo como meta rebajar, sepa esto: muchos suplementos y alimentos -incluyendo tés y cafés- diz que “milagrosos” para adelgazar no cumplen lo que prometen, y  peor aún, pueden tener graves daños, advierten los funcionarios de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

La FDA ha detectado cientos de productos que se venden como suplementos dietéticos, pero que en realidad contienen ingredientes activos (los componentes que hacen que una medicina sea eficaz contra una enfermedad específica) ocultos encontrados en medicamentos de prescripción médica, ingredientes peligrosos de medicamentos que han sido retirados del mercado, o compuestos que no han sido estudiados de manera adecuada en seres humanos.

Por ejemplo, la FDA ha descubierto productos para adelgazar contaminados con sibutramina, un ingrediente de medicamentos de prescripción médica. Este ingrediente era parte de un fármaco aprobado por la FDA llamado Meridia, el cual fue retirado del mercado en octubre de 2010 porque causaba problemas del corazón y derrames cerebrales.

Por otro lado, la FDA también ha descubierto varios productos que se venden como suplementos dietéticos y que contienen fluoxetina, el ingrediente activo del Prozac, un medicamento de venta con receta comercializado para el tratamiento de la depresión y otros padecimientos.  

Otro producto contenía triamtereno, un potente diurético (a veces conocido como “píldoras para eliminar el agua”) que puede tener efectos secundarios graves y sólo debe tomarse bajo la supervisión de un profesional de la salud.

Muchos de estos productos contaminados son importados, vendidos en el Internet y sumamente publicitados en las redes sociales. Algunos también pueden encontrarse en los anaqueles de las tiendas.

Y si está a punto de tomar lo que cree es un suplemento dietético “natural”, tal como el polen de abeja o el tamarindo malabar (garcinia cambogia), debe advertir que la FDA ha encontrado que algunos de estos productos también contienen ingredientes activos ocultos de fármacos de prescripción médica.

Según la ley federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos (y su enmienda a través de la ley de Salud y Educación sobre los Suplementos Dietéticos de 1994), las empresas que elaboran suplementos dietéticos no necesitan la previa aprobación de la FDA para comercializar sus productos. Es responsabilidad de la empresa asegurarse de que sus productos sean seguros y de que cualquier afirmación que se haga sobre ellos sea verdadera.

Pero sólo porque uno ve un suplemento en el anaquel de una tienda no significa que sea seguro. La FDA ha recibido numerosas denuncias de daños relacionados con el uso de productos para adelgazar, entre ellos un aumento de la presión arterial, palpitaciones del corazón (corazón trepidante o acelerado), derrames cerebrales, convulsiones y la muerte. 

Cuando se sospecha que existen problemas de seguridad, la FDA debe investigar y, cuando así lo amerite, tomar medidas para que estos productos sean retirados del mercado.

En general, si está usando o considerando la idea de usar algún producto que se venda como un suplemento dietético, la FDA le sugiere que:

  • consulte con su profesional de la salud o con un dietista certificado los nutrientes que podría necesitar, además de su dieta regular.
  • se pregunte si no suena demasiado bueno para ser verdad.
  • sea cauteloso si las afirmaciones sobre el producto parecen exageradas o poco realistas.
  • tenga cuidado con las afirmaciones extremas como “rápido y eficaz” o “totalmente seguro”.
  • sea escéptico en cuanto a la información anecdótica de los “testimonios” personales sobre los increíbles beneficios o resultados que se obtienen con el uso de cierto producto.

Si sospecha que un producto comercializado en internet como un suplemento dietético pudiera estar contaminado, la FDA lo insta a reportar esta en internet. Usted o su profesional de la salud también pueden denunciar una enfermedad o lesión que crean esté relacionada con el uso de un suplemento dietético, llamando al 1-800-FDA-1088 o visitando la FDA.