Ocho datos importantes que debe saber sobre la vacuna contra el COVID-19 según los CDC

Foto suministrada

Ahora que ya hay varias vacunas autorizadas en Estados Unidos, y por ende en Puerto Rico, hay ocho datos importantes que brindan los Centros para Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) que todo ciudadano que desee estar bien informado debe saber.

En primer lugar, la seguridad de las vacunas contra el COVID-19 es la máxima prioridad. El sistema de seguridad de las vacunas en los Estados Unidos garantiza que todas las vacunas sean lo más seguras posible. 

Los CDC crearon una herramienta nueva, v-safe, como medida adicional de control de la seguridad, para mejorar nuestra capacidad de detectar rápidamente cualquier problema de seguridad con las vacunas contra el COVID-19. V-safe es un nuevo verificador de salud posterior a la vacunación para smartphones que pueden instalar las personas que reciben la vacuna contra el COVID-19. 

En segundo lugar, la vacunación contra el COVID-19 ayudará a protegerlo de contraer el virus. En función de la vacuna específica que reciba, deberá aplicarse una segunda inyección 3-4 semanas después de la primera para tener la máxima protección que puede ofrecer la vacuna contra esta enfermedad grave. 

En tercer lugar, los CDC están elaborando recomendaciones sobre a quiénes se les debería ofrecer primero la vacuna contra el COVID-19 si los suministros son limitados. Estas recomendaciones incluyen en primer lugar al personal de atención médica y residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo. 

En cuarto lugar, por el momento el suministro de vacunas contra el COVID-19 es limitado en los Estados Unidos, pero irá aumentando en las próximas semanas y meses.El objetivo es que todas las personas puedan acceder fácilmente a la vacuna contra al COVID-19 en cuanto haya cantidades suficientemente grandes disponibles.

Una vez que haya más cantidad de vacunas disponibles, el plan es que varios miles de proveedores de vacunación ofrezcan la vacuna contra el COVID-19 en consultorios médicos, farmacias, hospitales y centros de salud con calificación federal.

En quinto lugar, puede tener algunos efectos secundarios después de aplicarse la vacuna contra el COVID-19. Es normal, y es una señal de que su organismo está generando protección.

Los efectos secundarios de la vacuna contra el COVID-19 pueden parecerse a los síntomas de la influenza e incluso podrían afectar su capacidad de completar sus actividades cotidianas, pero deberían desaparecer en unos días.

En sexto lugar, el costo no es un obstáculo para vacunarse contra el COVID-19. Los ciudadanos recibirán las dosis de vacunas compradas con el dinero de los contribuyentes sin costo. Sin embargo, es posible que los proveedores de vacunas puedan cobrar un cargo por administrar la inyección. Los proveedores de vacunas pueden recibir un reembolso por este cargo por parte de la compañía de seguro pública o privada del paciente. 

En séptimo lugar, las primeras vacunas contra el COVID-19 se están aplicando en virtud de autorizaciones de uso de emergencia (EUA, por sus siglas en inglés) de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA). Hay muchas otras vacunas en etapa de desarrollo y ensayos clínicos.

En octavo y último lugar, las vacunas contra el COVID-19 son una de muchas herramientas importantes para ayudar a detener esta pandemia. Según los CDC, es importante que todos sigan usando todas las herramientas disponibles para ayudar a detener esta pandemia mientras se aprende más acerca de cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19 en condiciones reales. 

Cúbrase la boca y la nariz con una mascarilla al estar con otras personas, manténgase al menos a 6 pies de distancia de los demás, evite las multitudes y lávese las manos con frecuencia.