Nueva calamidad: Barcaza con cenizas de AES se vuelca en la costa norte de Florida

La descarga de sobre 16 millones de libras de cenizas tóxicas en la costa norte de Florida tiene potenciales repercusiones ambientales para Atlantic Beach, uno de los más populares activos turísticos de la ciudad de Jacksonville.

Fotos: bargebridgeportresponse.com

El peor de los pronósticos se cumplió.

El Bridgeport, la barcaza que encalló en la costa de Jacksonville, Florida, con 12 mil toneladas de cenizas tóxicas de la carbonera AES en Guayama a bordo, se volcó a menos de una milla del litoral de Atlantic Beach, luego de que inclemencias del tiempo arrastraran aún más la embarcación al interior de la costa.

Las condiciones meteorológicas registradas en esa zona entre el 14 y 16 de este mes también provocaron que altas olas arrancaran las escotillas en la cubierta de la embarcación de 415 pies de largo y que toda la carga se perdiera en el mar, un hecho confirmado por equipos de rescate que inspeccionaron la nave el pasado miércoles, 19 de mayo.

A pesar de la magnitud del vertido, la corporación AES, su filial en Puerto Rico ni alguno de sus oficiales de comunicaciones ha divulgado el suceso. Tampoco la prensa local en Jacksonville, a pesar de las potenciales repercusiones ambientales del vertido y sus implicaciones para Atlantic Beach, uno de los más populares activos turísticos de la ciudad.

Como revelara semanas atrás La Perla del Sur, el Bridgeport encalló el pasado 22 de marzo en una zona rocosa ubicada a una milla del canal de acceso al Puerto de Jacksonville, al ser arrastrada por ventarrones y oleaje. El accidente causó que el casco de la nave se averiara e inundara, complicando el rescate de la embarcación y su carga.

La barcaza había partido del muelle Las Mareas en Guayama el pasado 14 de marzo, al ser remolcada por la embarcación Margery, una de varias contratadas por AES Puerto Rico para trasladar su desecho gris hasta el muelle de Keystone Properties en la ciudad de Jacksonville. De allí, las cenizas se transportarían en vagones de tren hasta el vertedero Chesser Island en el estado de Georgia para su disposición final.

Solo durante el año fiscal 2019, la exportación de cenizas le costó a AES Puerto Rico $45 millones, según detalla un informe oficial de Fitch Ratings.

Aunque se trata de una garantía contraída por la carbonera en su contrato para la venta de electricidad con la Autoridad de Energía Eléctrica, AES incumplió con esta obligación durante más de una década.

El operativo para el rescate del Bridgeport comenzó el martes, 13 de abril bajo la dirección de la empresa Dann Ocean Towing -la compañía contratada por AES para el embarque de sus cenizas- y la firma Global. A la tarea se han unido compañías especializadas en salvamentos, pero el costo por sus servicios no ha sido divulgado aún.

A partir de entonces, equipos de rescate lograron extraer cerca de 4 mil toneladas de cenizas con la ayuda de una grúa flotante, al igual que decenas de miles de galones de agua salina contaminada con la asistencia de unidades de bombeo.

¿Inocuas?

A pesar de la gravedad del derrame, Dan Ocean y Global alegan que la carga derramada en la costa de Atlantic Beach es un “material inorgánico inerte” que “se disipará como arena en el agua y se dispersará en la medida en que no sea detectable”. Para sustentarlo, ambas compañías aluden a referencias de la Agencia de Protección Ambiental federal (EPA en inglés).

Su aseveración, sin embargo, es incorrecta.

Un examen realizado exclusivamente con cenizas de carbón de la planta AES en Guayama y financiado por la EPA en el año 2012 concluyó que este desecho puede liberar metales pesados en concentraciones que exceden hasta 9 mil veces el límite de seguridad permitido por estándares federales, al entrar en contacto con líquidos y suelo.

Entre otros, el análisis químico resaltó el arsénico y cromo. También identificó rastros dañinos de litio, molibdeno, selenio y talio.

Aun así, La Perla del Sur supo que el Departamento de Protección Ambiental del estado de Florida requirió el miércoles de la pasada semana muestras del lecho marino y sedimentos de fondo próximos al Bridgeport para análisis de metales totales, así como informes sobre el estado del ecosistema marino en la zona.

Al cierre de esta edición, se desconocían los resultados.

Reacción inmediata

Al conocer lo sucedido, científicos como el doctor en Ecología Microbiana, Arturo Massol Deyá, volvieron a pronunciarse indignados con el historial y legado de la carbonera AES.

“Esto es la culminación de todo lo que puede salir mal: daños a la salud en Dominicana, legado de cenizas en la isla, contaminación del gran Acuífero del Sur y ahora está catástrofe ecológica en la Florida”, puntualizó.

“Las contradicciones y problemas asociados a la quema de carbón son insalvables, por lo que esto no aguanta más. La solución es dejar de usar carbón ya y construir alternativas usando combustibles nuestros, limpios y renovables como el sol, agua y viento. Alternativas hay, y la necesidad de integrarlas es apremiante”.

Por su parte, la abogada en Derecho Ambiental e integrante del Consejo Asesor de Justicia Ambiental en Casa Blanca, Ruth Santiago Quiñones, subrayó que en el país “no podemos conformarnos con la exportación de estos residuos tóxicos. Tenemos que dirigirnos a la prohibición inmediata de la quema de carbón para producir energía y al cierre de la planta de AES, debido a los impactos adversos que tiene sobre la salud y el ambiente”.

“El daño causado por la carbonera AES ya ha creado una crisis salubrista y ambiental, en y fuera de Puerto Rico”, sentenció.

A pesar de la magnitud del vertido, la corporación AES, su filial en Puerto Rico ni alguno de sus oficiales de comunicaciones ha divulgado el suceso.