Ni el gobierno ni las entidades son capaces de atacar crisis alimentaria

"Ninguna organización sin fines de lucro en el país tiene la capacidad y los recursos para llegar a todas las personas necesitadas en el país" dijo Santos en entrevista radial

foto: Cybernews

SAN JUAN – Los directivos de dos organizaciones sin fines de lucro en la isla coincidieron el martes en que Puerto Rico se encuentra sumergido en una crisis alimentaria, que se ha agravado por la pandemia del coronavirus COVID-19, que también afecta la isla y por la falta de entidades capaces de mitigar esta problemática.

Una de ellas es Denise Santos, presidenta del Banco de Alimentos de Puerto Rico, entidad dedicada a la distribución de alimentos a poblaciones necesitadas.

“(En Puerto Rico sí hay una crisis alimentaria) brutal. Los cuentos, la historias, la desesperación, la palpamos todos los días a través del teléfono, a través de la página web y estamos tratando de poder llegar a tantas personas como nos es posible, pero la demanda es tan grande que no damos abastos. Ninguna organización sin fines de lucro en el país tiene la capacidad y los recursos para llegar a todas las personas necesitadas en el país. Podemos cubrir ciertas poblaciones o ciertas áreas pero decir que el Banco de Alimentos o cualquier otra organización puede cubrir y reemplazar al gobierno en esta tarea, eso es imposible”, dijo Santos en entrevista radial (WKAQ).

Las declaraciones se dan en momentos en que se debate la apertura de los comedores escolares para ofrecer los alimentos a los niños desventajados, dado el cierre de las escuelas como medida de control de los contagios del coronavirus.

“Aquí hay gente pasando hambre. Si cogemos la niñez en Puerto Rico, seis de cada 10 niños están bajo el nivel de pobreza y una tercera parte de ellos está en pobreza extrema. Si no fuera por los comedores escolares que le sirven a ellos dos comidas al día, estos niños no tendrían nada que comer”, agregó Santos.

Por su parte, el director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Niñez y la Juventud, Marcos Santana Andújar dijo en entrevista radial (NotiUno) que “estamos en una emergencia alimentaria aunque no se quiera reconocer así. Las familias están pasando hambre. Los niños en este país pasan hambre. En nuestro país hay niños viviendo en pobreza. Hay familias que no pueden acceder a alimentación segura. Estamos en plena crisis y si no actuamos de inmediato, nos va a ir peor”.

Coincidió en que no existe una organización en Puerto Rico con la capacidad de atender el tema del hambre y que los comedores escolares hay que abrirlos. Entretanto, indicó que según datos del economista, José Caraballo Cueto, el 78 por ciento o más de 200 mil niños del sistema de educación pública, viven bajo el nivel de pobreza y que la única comida segura que tenían muchos de ellos, era el desayuno y el almuerzo de los comedores escolares.

“Definitivamente deben abrir los comedores. Existe la infraestructura, existen las facilidades, que se limpian, se sanitizan, se proveen a los empleados la protección que requieren. Se pueden abrir los comedores escolares, podemos llegar a todas estas comunidades que necesitan (alimentos) y no deberíamos impactar los niveles de contagios. Seguro que sí que debemos abrir los comedores escolares”, sostuvo Santos por su parte.

Entretanto, sostuvo que el Departamento de Educación (DE) les dió un total de 442 mil libras de alimentos, lo que no es suficiente para atender la demanda. Esas cantidades, apenas equivalen a una semana de inventario de alimentos para una población de 77 mil personas. Añadió que hace falta poco más de 39.6 millones de libras de alimentos para poder cumplir con las necesidades y que el cálculo es de 1.3 millones de libras de alimentos diarios para una población de 600 mil personas.

La presidenta del Banco de Alimentos dijo además que esta problemática se agrava por la cantidad de personas que se quedaron sin empleo por la emergencia del coronavirus.

Asimismo, dijo que el Programa de Asistencia Nutricional (PAN), conocido como los cupones de alimentos, no son suficientes para las familias. “La gente vive pensando que estos son un grupo de personas holgazanes que no trabajan. Si tu vas y mides lo que estas personas reciben con el costo de vida, con el costo de alimentos que está aumentando, no hay manera que una familia pueda vivir con lo que recibe del PAN”, agregó.

Según datos ofrecidos por la subadministradora de la Administración de Familias y Niños (ADFAN) del Departamento de la Familia (DF), Glenda Gerena, actualmente hay sobre 340 mil menores activos en el PAN, “lo que realmente significa que hay una situación de pobreza en la isla”.