Negligencia y burocracia gubernamental ayudan a propagar el virus

Sin explicación ni razonamiento lógico, el Departamento de Salud de Puerto Rico ha negado al alcalde de Yauco información crucial que ayudaría a contener la propagación del COVID-19 en este pueblo: el segundo municipio con mayor número de casos confirmados en la zona sur.

Foto Archivo

Durante más de una semana, el Departamento de Salud ha negado al alcalde de Yauco información que le permitiría rastrear potenciales portadores del COVID-19 en su municipio y alertar a residentes sobre localidades con casos confirmados.

Hasta el pasado martes, 7 de abril, Yauco ocupaba el segundo lugar en la lista de pueblos sureños con mayor número de personas positivas al novel coronavirus.

Según datos oficiales, a esa fecha tenía seis residentes con la condición aislados en hospitales de la región. El primer lugar de la lista era ocupado por Juana Díaz, que ya reflejaba 12 casos: el mismo número que Mayagüez.

De cerca le seguían Ponce (5), Sabana Grande (2), Guánica (2), y Salinas (1).

A pesar de esto, el alcalde yaucano Ángel Luis Torres Ortiz denunció que acercamientos al gobierno central para que le permitan conocer dónde residen los afectados y para poner a disposición del Departamento de Salud equipo y personal municipal han caído en oídos sordos.

“Yo he hecho todas las gestiones correspondientes”, puntualizó. “Me comuniqué con la epidemióloga de la región y entonces nos notifica que no nos pueden proveer información aún, porque están esperando por una confirmación de La Fortaleza y el Task Force (de Salud) para ver cómo es la manera en que van a estar divulgando esa información y hasta el momento no la han provisto”.

Esta negativa, agregó, lo incapacita para “poner a disposición del Estado todos nuestros recursos y nuestros contactos para poder evitar una propagación mayor”.

Entre ellos mencionó policías y paramédicos municipales que podrían rastrear a personas que hayan estado en contacto con los afectados y la disponibilidad de pruebas de emergencia para detectar si contrajeron el virus.

“Por eso me siento impotente”, admitió a La Perla del Sur.

¿Negligencia criminal?

Aun así, el alcalde dijo haber dado con el paradero de uno de los residentes con COVID-19.

Se trata de un hombre de 56 años de edad, de la comunidad Alturas de Barinas, que hasta la pasada semana permanecía en una unidad de cuidado intensivo en Ponce, conectado a un respirador.

“Me comuniqué con su señor padre y nos ha indicado que está estable”, aseguró Torres Ortiz.

Sin embargo, el mandatario confirmó que hasta la fecha ningún empleado del Departamento de Salud ni funcionario gubernamental se había acercado a la familia o comunidad para indagar si el virus se estaba propagando.

“Esa es mi preocupación mayor”, puntualizó. “En este caso, fuimos indagando posibles contactos que él tuvo, estuvimos orientado a la familia sobre qué deben hacer, pero no tenemos mucha información para poder seguir los otros (tres) casos, que es mi preocupación en Yauco: que al no tener información de los demás, no podemos tener un marco claro de cómo atajar la situación”.

A juicio de familares consultados por el alcalde, el hombre de 56 años pudo haber contraído el COVID-19 tiempo atrás, durante intercambio con personas mientras trabajaba como merchandiser en supermercados de la zona oeste, “especialmente en Mayagüez y Hormigueros”.

El paciente, agregó, no tiene historial de viaje reciente.

Sobre el resto de las personas con diagnóstico positivo al virus, Torres Ortiz únicamente ha descubierto que están hospitalizadas en Ponce y San Germán.

“Di instrucciones a nuestro comisionado de la policía para dar un enfoque particular en esa comunidad (Barinas). Estaba esperado a ver si era oficial la información por parte del Departamento de Salud para no actuar en contra de los protocolos de ellos, pero ante la negativa de dar información, por lo menos vamos a tomar nuestras previsiones en esa zona”, indicó el ejecutivo municipal.