Naciones Unidas conmemora hoy el Día Universal del Niño

Foto: Visual Hunt

Cada 20 de noviembre, desde 1954, la Organización de Naciones Unidas (ONU) celebra el Día Mundial del Niño, pero además este día es el Aniversario de la Declaración Universal de Derechos del Niño, que se produjo en 1959. Y ese día  también -en 1989- se aprobó la Convención de los Derechos del Niño, el más universal de los tratados internacionales.

Actualmente, el Día Mundial del Niño es una muy buena oportunidad para crear conciencia en las escuelas y en la sociedad en general de que la infancia es una etapa de la vida irrepetible y crucial y que hay que conseguir que todos los niños y niñas estén protegidos, seguros, con salud y educación.

Esta fecha importante para la infancia mundial sirve para concienciar a la población de todo el mundo de que los niños son el colectivo más vulnerable, sobre todo, ante situaciones de crisis y problemas. 

Este día mundial recuerda que los niños tienen derecho a estar seguros, protegidos, tienen derecho a la salud y a la educación, independientemente del lugar en el que hayan nacido.

Dedicar este 20 de noviembre a la infancia también sirve para hacer un llamamiento mundial a las necesidades de los más pequeños, y para reconocer la labor de las personas y profesionales que trabajan a favor de los niños y niñas.

En este 2020, la crisis provocada por la pandemia del COVID-19 ha puesto en peligro los derechos de los niños, desde la educación hasta el ocio o la sanidad. Por tal razón es necesario abordar estas demandas extraordinarias generadas por la pandemia, para que no se conviertan en problemas mayores más difíciles de solucionar en el futuro.

La Convención de los Derechos del Niño establece una serie de derechos, incluidos los relativos a la vida, la salud, la educación, y el derecho a jugar, a la vida familiar, a estar protegidos de la violencia, a no ser discriminados y a que se escuchen sus opiniones.

Pese a ello, según datos de la ONU, 385 millones de niños viven en la pobreza extrema, 264 millones no asisten a la escuela y 5.6 millones de niños menores de cinco años murieron el año pasado por causas que podían haberse prevenido.

Lo cierto es que dependiendo del país en el que se encuentren, los niños no tienen las mismas condiciones de vida ni los mismos derechos, y precisamente se quiere que la niñez sea algo para proteger independientemente de las situaciones y del lugar del mundo en el que se encuentren.