Con música, tambores y danza salen al rescate del Sarabanda

Todos llegaron para ayudar a la reconstrucción del Sarabanda Club, un lugar excepcional cuyo propósito es preservar la cultura.

Foto: Florentino Velázquez

Los tambores cantaron a la bomba y la plena con fuerza, ritmo y alegría, hasta inundar cada espacio del legendario barrio San Antón en Ponce.

Y juntos anunciaron lo que ya muchos esperaban: el retorno del Sarabanda Club.

Desde tempranas horas del pasado domingo, cientos de personas de toda la isla llegaron hasta este icónico barrio ponceño para participar de la actividad “Bombazo Pro-Reconstrucción del Sarabanda Club”.

A la convocatoria respondieron agrupaciones de Carolina, Mayagüez, Santurce, Guayama y Coamo, así como entusiastas de Cataño, Salinas, Cayey, Juana Díaz y Ponce, entre otros.

Todos llegaron para ayudar a la reconstrucción del Sarabanda Club, un lugar excepcional donde convergen nuestras raíces y cuyo propósito es preservar la cultura. De hecho, el Sarabanda es uno de los pocos que garantiza espacio para las artes, “sobre todo, a través de la música”, destacó su creador Efraín Matos Pérez.

Y a tono con esa continuidad, artistas y visitantes hicieron gala de sus talentos. Muchos, incluso, lucieron vestimentas y accesorios alusivos a la tradición afrocaribeña y puertorriqueña.

En los rostros de todos, la emoción era evidente. Era un reencuentro esperado y deseado por muchos. Músicos, cantantes, bailadores, poetas, artesanos, pintores, artistas plásticos y público en general. Todos se entregaron por un noble propósito: la reconstrucción del Sarabanda.

El grupo “Unión Rumbera Boricua” de Santurce y Carolina fue uno de los primeros en deleitar al público. Juntos lograron cautivar a una audiencia cuyo ánimo fue encendiéndose con cada número. A estos le siguieron los “Pleneros de Mayagüez” y sus bailadores, el colectivo “Umoja” y la escuela de Bomba y Plena Isabel Albizu Dávila.

Gracias a todos ellos, los rumbones espontáneos fueron también la orden del día.

Artistas, artesanos y voluntarios

La actividad también contó con la participación de un nutrido grupo de artistas y artesanos que contribuyeron al propósito de la reconstrucción del Sarabanda, donando obras para ser rifadas entre los presentes.

Amigos y clientes del local también cooperaron donando algunos de los alimentos que se degustaron durante el día. Ricuras culinarias como jueyes al caldero con guineos hervidos, arroz con gandules y mollejas en escabeche, paellas de jueyes y pollo, ensalada de cangrejo y camarones fueron parte de la oferta gastronómica del evento.

Cabe destacar la labor de un grupo de voluntarios que trabajaron incansablemente para hacer del evento uno de calidad y éxito.

Sobre el Sarabanda

Cuando Efraín Matos abrió por primera vez el Sarabanda en los bajos de su casa, allá para el año 1989, tuvo claro que su propósito iba ligado a proveer una espacio donde la cultura, la música, los artistas del patio y el público fueran los protagonistas.

El tiempo fue perfeccionando el concepto y abrió paso a que grandes figuras del arte presentarán allí sus proyectos. Entre ellos, Los Guaracheros de Oriente, Batacumbele, Giovanni Hidalgo y su Puerto Rico All Star Jazz, Pablito Rosario y su grupo Orinoco, Cuembé Aranzó, y Cachete Maldonado y sus Majaderos.

Asimismo, Antonio Martorel, Yolandita Monge, Los Muñequitos de Matanza y Los Papines de Cuba han desfilado por el Sarabanda, al igual que Irving Cancel y Los Calvos, Pedro Adorno y su Taller Agua, Sol y Sereno y Tito Matos y Richard Martínez con sus Plenazos Callejeros, entre muchos más.

Sobre la reconstrucción

Al igual que a miles de estructuras en el país, el Sarabanda Club fue víctima de la furia y azote del huracán María, dejando su estructura severamente dañada, así como parte del equipo y neveras del local.

Esta actividad fue el primer paso para reconstruir tan importante punto de encuentro cultural, lo que dejó en evidencia la necesidad de conservar lugares que preserven y potencien la gestión cultural afrocaribeña.

Es evidente que el legado del Sarabanda vive hoy más que nunca y que su reconstrucción va por buen camino, a juzgar por el apoyo recibido de los artistas, los amigos, los medios y el público.

Por su parte, Efraín agradeció la colaboración de todos y dijo sentirse emocionado por el apoyo y solidaridad de todos los presentes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.