Lo que nunca debes hacer si usas lentes de contacto

Los malos hábitos, especialmente la falta de higiene y la dejadez a la hora de quitarnos las lentes para dormir, se pueden traducir en serias dolencias oculares.

Foto suministrada

En más de una ocasión por semana, la dejadez y la vagancia pueden apoderarse de todos los sentidos y músculos del cuerpo, sobre todo, a la hora de ir a dormir.

Por eso, hábitos que son repetitivos y en ocasiones tediosos como cepillarse los dientes y desmaquillarse muchas veces pasan a la lista de “cosas que haré mañana”.

Pero ojo: cada vez más especialistas oculares recalcan que el debido cuidado de ojos y los lentes de contacto nunca deben verse como gestos insignificantes, ya que de ellos depende en gran medida la salud ocular.

Incluso, que dormir con ellos ya es una de las causas más frecuentes de muchos problemas de vista. Lo han dicho los expertos y responsables del último informe publicado por el Centro de Control y Prevención de enfermedades oculares de la FDA, la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de algunos productos y medicamentos.

Según los profesionales médicos que han intervenido en este estudio, las personas que se echan una siesta o duermen durante toda la noche con lentes de contacto tienen entre seis y un ocho por ciento de probabilidades de desarrollar más enfermedades e infecciones oculares frente a quienes tienen el cuidado de retirar sus lentes antes de dormir.

Los investigadores de este estudio, publicado bajo el título “Ojo, no puede ver: nueve lesiones oculares” en la revista Live Science, han afirmado que “de entre todas las conductas que aumentan el riesgo de padecer una infección corneal, el mal uso de los lentes de contacto es una de la primeras causas”.

En este sentido, reconocen que uno de los problemas más frecuentes con el que adultos y jóvenes acuden a la consulta del oculista es la llamada queratitis microbiana. Se trata de una dolorosa y delicada infección causada por bacterias y microbios que afectan a la córnea del ojo.

Aviso para los más aprensivos: las bacterias no salen de la nada. Por eso el estudio se ha elaborado con los casos de varios pacientes que, según han reconocido, dormían con lentillas de forma frecuente y, además, prestaban poca atención a la higiene de las mismas.

A pesar de que muchas de las infecciones causaron daños irreversibles a la córnea y, en algunos casos, pérdida permanente de visión, los expertos recuerdan que un buen uso y control de estos lentes no tiene ningún riesgo para la salud ocular de los usuarios.

Uno de los casos que componen el informe es el de un hombre de 34 años al que la pereza le ganaba la partida casi todas las noches. Reconoció que dormía “entre tres y cuatro días con los lentes” y que tras meses con este hábito empezó a sentir molestias, la vista borrosa y el ojo izquierdo enrojecido.

Al acudir al médico, trataron su caso como una queratitis bacteriana, pero el daño causado por el mal uso de sus lentes desechables era más grave. Su infección resultó ser una queratitis Acanthamoeba, una infección difícil de tratar.

Tras meses de cuidados, el paciente perdió parte de la visión y se vio obligado a no utilizarlos nunca más.

Insoportable dolor

Otro de los casos, el de una joven de 17 años, vuelve a poner de manifiesto los problemas que puede acarrear el mal uso o compra libre de estos artículos.

La joven, que utilizaba este tipo de lentes sin consejo médico, durmió con ellos durante semanas hasta desarrollar una infección bacteriana que le causó una úlcera en sus fibras corneales, la que quedaron dañadas para siempre.

También es significativo el caso del hombre que, con 59 años y mientras estaba en la ducha, escuchó un “chasquido extraño” que se tradujo rápidamente en un insoportable dolor en el ojo izquierdo.

Después de utilizar durante dos días seguidos los mismos lentes, le provocaron una úlcera y perforación de córnea. El paciente, tras recibir un trasplante, recuperó algo de visión pero, meses después, tuvo que someterse a varias operaciones de cataratas.

Ir al médico

Por todo esto, los expertos insisten en la importancia del debido cuidado visual y el mantenimiento de lentes de contacto. Y recuerdan que, si bien los efectos adversos no tienen siempre la misma gravedad en los pacientes, los usuarios deben hacer todo lo posible para prevenir complicaciones oculares y acudir al médico cuanto antes si estas se presentan.