Mieloma Múltiple: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Fotos suministradas

Marzo es el Mes de Concienciar sobre el Mieloma Múltiple, una tipo de cáncer de la sangre que afecta principalmente a personas de edad avanzada y que aunque no tiene un tratamiento curativo, si se diagnostica a tiempo, puede aumentar la expectativa de vida del paciente.

El Dr. Alexis Cruz Chacón, Hematólogo-Oncólogo, comparte en este artículo información valiosa sobre este tipo de cáncer y cómo tratarlo.

En primer lugar, explica que el mieloma múltiple es un cáncer de células plasmáticas, células que normalmente se encuentran en la médula ósea y son un componente importante del sistema inmunitario. En general, cuando estas células se vuelven cancerosas y crecen fuera de control, se le denomina mieloma múltiple.

El Dr. Cruz Chacón detalló que entre los síntomas más comunes de mieloma múltiple se encuentra que hay disminución en los conteos de las células sanguíneas, específicamente los glóbulos blancos, lo que causa una disminución en la hemoglobina o en las plaquetas.

Otro de los síntomas es una inflamación dentro del hueso que hace que el hueso se ponga frágil o débil. Asimismo, el paciente puede tener fracturas sin necesariamente tener una caída o un trauma, más comúnmente conocidas como fracturas patológicas.

La mayoría de los pacientes con mieloma múltiple se quejan de dolor en los huesos, muchos pacientes tienen osteoporosis (huesos débiles). También pueden presentar fallos en los riñones y aumento del nivel de calcio.

“Mieloma múltiple representa el 20 por ciento de los tipos de cáncer de la sangre que hay, esto utilizando estadísticas de los Estados Unidos, pero en Puerto Rico -según el Registro de Cáncer- es de más de un 21 por ciento de los cánceres de la sangre. Es una condición que se da más en pacientes de edad avanzada. La edad promedio de los diagnósticos se da entre 65 a 69 años. No es común verlo en pacientes de menos de 40 o 50 años, se supone que esos sean solo un 2 por ciento de los pacientes. Se ve más en pacientes masculinos, en pacientes de raza negra”, indicó el hematólogo-oncólogo sobre el perfil de los pacientes.

Por otro lado, indicó que la manera en que se descubre la enfermedad es que muchas veces el paciente se hace un CBC y se le identifica la hemoglobina baja, las plaquetas bajas. Otras veces también se le hacen unos laboratorios al paciente y sale con un nivel de proteína elevado.

Otras veces el paciente se queja de dolor de espalda, se le hace una placa o algún estudio y se identifican lesiones en el hueso. “Eso a veces da la impresión que puede ser un cáncer de hueso, pero no, es un cáncer de la sangre que se puede manifestar con lesiones en el hueso que llamamos plasmocitomas o lesiones líticas”, señaló el Dr. Cruz Chacón.

Una vez se sospecha que el paciente tiene mieloma múltiple hay que referir a ese paciente a un hematólogo-oncólogo para realizarle unas pruebas de sangre y orina. “Esas pruebas son importantes porque nos ayudan a identificar la proteína que están produciendo esas células malignas. De igual forma, hay que realizarle al paciente una biopsia de médula ósea para saber el por ciento de células plasmáticas que hay dentro del hueso”, destacó.

Una vez se diagnostica al paciente, no necesariamente un paciente con mieloma necesita tratamiento. Existen pacientes con mieloma sintomático que esos son los que se tratan y mieloma asintomáticos.

Los criterios de tratamiento de mieloma múltiple son: que tenga el calcio elevado, que tenga una disminución en la hemoglobina bastante significativo, que tenga enfermedad en los riñones (fallo renal) y que se hayan identificado a través de un estudio de imagen lesiones en los huesos o plasmocitomas. “Si un paciente tiene una de esas cuatro, automáticamente es candidato a tratamiento”, aseguró el galeno.

La primera pregunta que se debe hacer el hematólogo-oncólogo es si el paciente es o no un candidato a un trasplante de médula ósea del tipo autólogo, que se refiere a que las células que se utilizan para hacer el trasplante son del mismo paciente.

“Esa es la pregunta porque el mieloma múltiple lamentablemente no tiene un tratamiento curativo, pero sí tenemos muy buenos tratamientos que nos permiten controlar la enfermedad a largo plazo y uno de los tratamientos que ha demostrado controlar la enfermedad por un tiempo más largo es el trasplante de médula ósea. Lamentablemente no todos los pacientes están en condiciones aptas para un trasplante”, recalcó el Dr. Cruz Chacón.

De igual forma, indicó que usualmente antes del trasplante el paciente debe recibir un tratamiento para poder controlar la enfermedad y que de esa forma el trasplante sea un tratamiento lo más efectivo posible.

“El tratamiento de mieloma múltiple consiste en combinaciones de distintas drogas o agentes terapéuticos. Las drogas de mieloma no necesariamente funcionan igual que la quimioterapia tradicional. Son lo que consideramos agentes biológicos o terapias dirigidas, son medicamentos que alteran una parte de esa célula maligna para que se le haga más fácil sobrevivir o muera”, detalló el hematólogo-oncólogo.

Luego de la administración de estas drogas se lleva al trasplante de médula ósea. Una vez el paciente se recupera se le da un tratamiento de mantenimiento a largo plazo para evitar que la enfermedad pueda regresar, puntualizó el Dr. Cruz Chacón. Si usted desea obtener más detalles relacionados al Mieloma Múltiple, se puede comunicar a la Clínica de Trasplante de Médula Ósea y Terapia Celular en el Hospital Auxilio Mutuo al 787-233-0676.