Menopausia masculina: ¿existe o solo es un mito?

Foto suministrada

Se habla mucho de la menopausia femenina, ese período en el que la mujer cesa la menstruación y manifiesta ciertas correlaciones fisiológicas.

Aunque no hay una edad determinada para ella, en cada caso es diferente, ya que el comienzo de la menopausia oscila entre los 45 y los 55 años.

Pero, ¿existe la menopausia masculina?

La contestación es sí. Y aunque es conocida popularmente de esta forma, ya que se asemeja al proceso de involución hormonal femenina, lo cierto es que su nombre correcto es andropausia y en los hombres es algo diferente.

Por ejemplo, en los hombres ocurre en edades parecidas -aunque un poco superiores- a la menopausia femenina y responde a la reducción progresiva de los niveles de testosterona en sangre.

Datos

La andropausia afecta al cuerpo del hombre reduciendo, por ejemplo, su capacidad sexual y otras funciones orgánicas.

Esta situación puede ocurrir entre los 50 y los 55 años de edad, de forma bastante progresiva, debido a lo que comúnmente se conoce como síndrome de déficit de testosterona (SDT).

La testosterona es la hormona que se produce en los testículos y las glándulas suprarrenales y cumple funciones similares a las que cumplen los estrógenos en la mujer.

En la mayoría de los casos, los niveles de testosterona comienzan a disminuir a partir de los 30 años de edad y a partir de los 45 años cerca del 30 por ciento de los hombres empieza a advertir los primeros síntomas de la andropausia.

Entre ellos, pérdida de masa muscular, fatiga crónica, estreñimiento, y manos y pies anormalmente fríos. También aumento de peso, irritabilidad, depresión, nerviosismo, sensación de calor en el rostro, sudoración y problemas circulatorios.

A los 60 años, se estima que más de la mitad de los hombres sufren alteraciones por la andropausia y para los 70 años, el 70 por ciento de los adultos tienen por completo bajos niveles de testosterona.

No obstante, algunos factores pueden acelerar o provocar a edades más tempranas la menopausia masculina, como la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, el consumo abusivo de alcohol o simplemente los factores hereditarios.

La andropausia no tiene cura, pero sí tratamiento farmacológico hormonal, generalmente en forma de inyecciones intramusculares trimestrales, geles o parches cutáneos. Para ello, aborde a su médico de confianza y siga al pie de la letra sus indicaciones. (Fuente: ecodiario.es)

La andropausia no tiene cura, pero sí tratamiento farmacológico hormonal, generalmente en forma de inyecciones intramusculares trimestrales, geles o parches cutáneos.