Más vigentes que nunca las ancestrales plantas medicinales

“El ajo es un antibiótico natural que no solo mata bacterias, sino que además mata virus y mata hongos que pueden bajar la respuesta del sistema inmunológico”, destaca Benedetti.

Foto archivo

Es innegable. Durante décadas, la Ciencia y la Medicina han creado multiplicidad de fármacos y tratamientos para tratar infinidad de males.

Sin embargo, desde tiempo inmemorial los mejores aliados para prevenir enfermedades y, en ocasiones, hasta para curarlas, han llegado por otro medio: la madre tierra.

Basta con dar una mirada detallada a un patio o los predios de una finca para en breve tiempo toparse con plantas que nuestra tradición botánica ha validado por su acción antiviral.

“Todas las plantas son medicinales. No existe una planta que no sea medicinal”, ha reiterado la reconocida investigadora y educadora etnobotánica, María Benedetti.

La etnobotánica es la relación entre los pueblos y sus plantas, y precisamente al estudio de esta conexión es que Benedetti se ha dedicado por los pasados 40 años: período durante el cual no ha escatimado en tiempo para compartir y masificar su extraordinario cúmulo de conocimientos.

¿El mejor ejemplo? Sus intervenciones en los talleres ¡Un festín de plantas antivirales!, el fascinante tour educativo en los cuales la connotada experta ha develado secretos sobre el valor medicinal de las plantas y confecciona infusiones que ayudan a prevenir o combatir enfermedades virales, como su rico jarabe para paliar los síntomas del catarro.

Buena salud… por la cocina

En estos, incluso, rescata la valía del plato tradicional del jíbaro puertorriqueño: uno en el que nunca faltaban las viandas. El guineo, el ñame y la yautía, por mencionar solo algunas, fueron durante siglos parte fundamental de nuestra dieta.  Sin embargo, con la industrialización fueron sustituidos por pan, arroz y otros carbohidratos refinados, que si bien sacian el hambre, también aportan al incremento de los niveles de azúcar en la sangre.

Por eso, como insiste Benedetti, la buena salud nace en la cocina, con el empleo de legumbres -preferiblemente orgánicas- para la confección de condimentos, salsas, caldos y tés, mientras que la clave para vivir a plenitud y libre de males, está en la prevención.

“Las plantas son parte de la tradición culinaria o de sanación casera, de medicina casera”, apuntó a La Perla del Sur. “Antes, la primera opción era recurrir a las plantas.  La palabra prevención no se oye y hay que rescatarla, utilizando todos los tesoros que tenemos  a nuestro alcance”, añadió.

Que no falte el ajo

Aunque por épocas es difícil encontrarlo, tanto en el supermercado como en la plaza de mercado, la experta en plantas medicinales destaca en cada charla el valor del ajo crudo. Además, lo describe como el ingrediente omnipresente: ese que nunca debe faltar en la cocina.

“El ajo es un antibiótico natural que no solo mata bacterias, sino que además mata virus y mata hongos que pueden bajar la respuesta del sistema inmunológico. Es una medicina preventiva que hay que consumir diariamente”, destaca.

Entre sus opciones favoritas, recomienda combinarlo con aceite de oliva, orégano brujo y jugo de limón para confeccionar un sabroso pesto.  De igual modo, para preparar un mojito de ajo con orégano chiquito al pilón, capaz de deleitar al más exigente paladar.

Alfilerillo: otro antibiótico botánico

Por otro lado, Benedetti agrega un dato curioso. El alfilerillo, también conocido como margarita silvestre y piquete, es una planta que muchas veces se elimina de los jardines porque parece una mala hierba, pero es todo lo contrario.

“Es una planta que crece en donde quiera. En un libro que leí recientemente sobre antibióticos botánicos ocupa un capítulo completo, destacando su importancia y aquí, irónicamente, le echamos herbicida y es una de las plantas más nutritivas”, explica.

“En Puerto Rico tiene una historia de uso como superalimento. Cuando las mujeres no producían leche por inanición o falta de alimentos, pues se hacían caldos de alfilerillo”.

“Funciona fortaleciendo el cuerpo y el sistema inmunológico, pero también funciona para combatir infecciones, tanto virales como bacterianas”, continuó. “De hecho, uno de los problemas más grandes en el mundo es la resistencia de ciertas infecciones a los antibióticos. Entonces, las bacterias han llegado a un nivel de resistencia a los antibióticos y esta es una de esas plantas que cuando, por ejemplo, hay cistitis o infecciones de vejiga que no responden a antibióticos, responden a esta planta”, añadió.

Por otro lado, para combatir el catarro Benedetti repasa los beneficios de la sábila, la miel de abejas, el limón y la cebolla cruda. Asimismo, los beneficios al fortificar el alcoholado comercial con hojas de malagueta.

“El alcoholado comercial no tiene tanto valor medicinal, porque ya en Puerto Rico no estamos produciendo el aceite esencial de malagueta. Así que lo fortificamos con hojas de malagueta, que contiene bastante esencia aromática y ahí está la medicina que combate virus, fiebre, la depresión, combate el dolor y alivia la inflamación. Es excelente si te pica un abayarde o una abeja”, agregó la experta.

Por último, la etnobotánica enfatizó que la educación es clave para que la ciudadanía rescate la tradición de emplear plantas medicinales y disfrute de sus beneficios.

“Mi consejo es que se tomen el tiempo de leer, experimentar y que siembren en sus alrededores. El orégano brujo es fácil de conseguir y de sembrar, simplemente se pone en la tierra y ya tienes una mata en potencial desarrollo. Igual el poleo, el palo de limón. Todas estas plantas debemos tenerlas alrededor de la casa, ya que todas las plantas tienen su valor medicinal”, recomendó.

De igual modo, destacó el gran valor de los suelos puertorriqueños  para el cultivo, pero sin contaminarlos con herbicidas. “El uso del herbicidas es un problema muy serio desde mi perspectiva, porque a veces matamos las mismas plantas medicinales por falta de conocimiento. Eso es erradicar de nuestra herencia y de nuestro legado la medicina boricua, la medicina natural del país”, puntualizó.

Para más valiosa información sobre estos tópicos acceda www.botanicultura.com.

(María Benedetti es autora de los libros Árboles nuestros para la supervivencia, Hasta los baños curan y 12 Árboles Amigos, entre otros)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.