Más rechazo al plan fiscal de la UPR

Foto: Abeyno via Visualhunt / CC BY-NC-SA

San Juan – El presidente del Consejo de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR), José A. Molinelli rechazó el miércoles el plan fiscal aprobado por la Junta de Gobierno de la universidad y sometido ante la Junta de Control Fiscal (JCF).

“El Pleno del Consejo de Estudiantes de Ciencias Sociales entiende que las opciones presentadas en el Plan Fiscal son medidas atropelladas. Por lo tanto, se opone al Plan Fiscal dado a que el mismo no presenta opciones viables que respondan a la crisis financiera de la Universidad de Puerto Rico sin perjudicar a la comunidad universitaria y la calidad del servicio que distingue a la universidad”, dijo Molinelli en declaraciones escritas.

Agregó que se oponen en específico a los aspectos del Modelo B del Plan Fiscal ante la falta de análisis y estudios profundos de necesidades y condiciones de la UPR y del país.

“Esto demuestra una imprudencia en planificación, por consiguiente, las mismas conllevan a una reducción drástica de la matrícula estudiantil y plantean un abandono de nuestras estructuras académicas. El cuerpo está abierto al diálogo. Esta oposición no es una contrapropuesta, ya que más adelante se estarán presentando medidas que se entiendan viables y que tomen en consideración las necesidades del estudiantado, el personal docente y no docente”, sostuvo.

Según se informó, el ente rector de la UPR aprobó un plan fiscal para cinco años que será entregado el miércoles a la JCF, que contempla un aumento en el costo de la matrícula y en la posible eliminación de varios de los recintos que componen el sistema.

El aumento en el costo a los créditos se implantaría a partir del próximo año académico. Para el 2023 los estudiantes de bachillerato pagarían $140 por crédito.

Asimismo, se informó que el dicho plan fiscal debe incluir una reducción de $221.3 millones del dinero que recibe la universidad proveniente del Fondo General, la reducción de estudiantes y la reducción de recintos.

“La Universidad de Puerto Rico se encuentra en una coyuntura histórica siendo esta una de las más difíciles de afrontar. El Plan Fiscal fue presentado el 21 de marzo de 2018 ante la Junta de Supervisión Fiscal, pese a que el mismo no fue discutido con la comunidad estudiantil; olvidando adrede que estos serán los que sufrirán directamente las consecuencias de dichas medidas”, finalizó.