Manos sanadoras al servicio pro fondos

El grupo de terapistas de Green is Zen en Ponce, estará llevando a cabo este 19 de febrero, un maratón de masajes para recolectar fondos a beneficio de los cuidados de una anciana.

orekankarrantza via VisualHunt

PONCE – Un grupo de masajistas terapistas se ha puesto al servicio de una causa, que persigue recaudar fondos para costear el transporte y suplementos médicos de la progenitora de una de sus seguidoras.

Pearl Hansen, acudió al portal de recaudación de fondos Razoo  con la meta de reunir $9,500 necesarios para el transporte de su mamá en ambulancia a las citas médicas, ya que la deuda ronda en sobre $1000. La paciente también necesita que se le instale en su habitación un aire acondicionado, puesto que con las altas temperaturas y el consecuente sudor, ya presenta llagas en la espalda.

Además es preciso adquirir un generador de energía con capacidad para alimentar el aire acondicionado, una toma de oxígeno a la que está conectada y una nevera para mantener sus medicamentos.

Es así que el grupo de terapistas de Green is Zen en Ponce, estará llevando a cabo este 19 de febrero, un maratón de masajes a beneficio de esta causa, cuyos recaudos irán destinados en su totalidad para contribuir al bienestar de la anciana.

La oferta a la que el público podrá sumarse en contribución, es de $1 por minuto de masaje, en horario de 1:00 a 5:00 de la tarde. Es preciso que los interesados en colaborar, llamen para una cita llamando al (787) 672-0095.

Green is Zen está localizado en la carretera 505 kilómetro 9.4. Vea las direcciones aquí.

El dinero recaudado será utilizado también para gastos de suplementos necesarios para atender a la paciente en el hospicio, tales como pañales, toallitas para limpiarla, fundas de papel para colocar debajo de ella durante la sesión de cambio y limpieza.

También hay que cambiar la ropa de cama y lavarla a diario, por lo que hay que costear el detergente y la factura de agua que ha aumento drásticamente en casi 250%.

El hospicio le provee servicio 18 horas a la semana. Sin embargo, la ayuda es necesaria, por lo que Pearl debe costear un turno adicional de servicio, para ella poder realizar actividades de su vida rutinaria, tales como ir a la iglesia los domingos.

Su empleo también se ha visto afectado, dada la situación, que de paso ha consumido todos sus ahorros.