Maceira hizo recomendaciones sobre el acuerdo naviero sin consultarlo con la Junta de Directores de la Autoridad de los Puertos

A preguntas del representante Aponte Hernández, Maceira admitió que a este momento no sabe quiénes son los miembros de la Junta de Directores de Puerto Rico Terminals. Supuestamente solicitó la información y no se la han enviado

Foto: Cybernews

EL CAPITOLIO – El director ejecutivo de la Autoridad de los Puertos (AP), Anthony Maceira, nunca llevó a la consideración de la Junta de Directores de la corporación pública, los pormenores del junte de las empresas navieras, Luis Ayala Colón y Tote Maritime, que se convirtió en Puerto Rico Terminals, trascendió el jueves.

“Desde mi punto de vista, hay una situación muy cuestionable sobre lo que es su desempeño en la Autoridad de Puertos. Debería haber cambios en la Autoridad de Puertos. Cada cual tiene que evaluar su desempeño y tomar sus decisiones. En este momento, yo creo que hay una línea bien finita que él debería estar evaluando en este momento. El desempeño de sus funciones en cuanto a este acuerdo no me satisface”, expresó el representante José Aponte Hernández, sobre cómo evalúa el desempeño de Maceira en este proceso y si debería renunciar.

En la Vista Pública de la Comisión Conjunta de Relaciones Federales, Internacionales, Estatus, Desarrollo Económico, Planificación, Telecomunicaciones, Alianzas Público Privadas y Energía, Maceira admitió además que le recomendó al entonces gobernador Ricardo Rosselló Nevares que no interviniera en la fusión de ambas empresas, sin conocer en detalle los pormenores del acuerdo, que a juicio de distintos sectores constituye un monopolio en el manejo de la carga marítima en Puerto Rico.

“Nosotros teníamos cierta información, no habíamos visto el acuerdo completo. Pero sí sabíamos los elementos básicos de que era un acuerdo cooperativo entre estas dos compañías y lo que era el objetivo de ellos de lograr eficiencias y mejorar la infraestructuras. Con la información que teníamos al momento, de que era un acuerdo colaborativo entre los dos, determinamos dejar que el proceso corriera que si decíamos que somos un destino ‘Open for Business’, pues no debíamos regular o delimitar más allá el comercio y que las autoridades federales lo hicieran y que la libre competencia y el mercado tomara su rol en esto”, expuso Maceira en la Vista Pública.

“Y no solo eso, sabiendo que ha habido en unos momentos unas intervenciones contrarias a los contratos de entes privados con la Autoridad de Puertos en violación a los mismos, básicamente no han hecho nada con ellos”, dijo Aponte Hernández, autor del Proyecto de la Cámara 1523 que investiga esta fusión de empresas.

Aponte Hernández se refiere a la admisión de Maceira de que a pesar que la empresa Internship (del grupo Ayala Colón)  mantiene un contrato con la Autoridad de Puertos, permitieron que las disposiciones del acuerdo fueran violadas, desde el año 2016. El predio de terreno que arrendó Internship lo ocupa Puerto Rico Terminals.

Maceira alegó que cuando se dieron cuenta en el año 2018 de la violación del contrato, investigaron y este año emitieron una notificación de incumplimiento de contrato, cuyo proceso final de adjudicación no ha concluido. Sin embargo, la prioridad de Maceira era que se enmendara el contrato.

“Nosotros entendimos en un momento, era que teníamos que facilitar y que como ya había alguien operando hacia dos, tres años el muelle pues que pudiese tener el contrato directo con la Autoridad de los Puertos, en vez de un sub arrendador”, sostuvo Maceira.

A preguntas del representante Aponte Hernández, Maceira admitió que a este momento no sabe quiénes son los miembros de la Junta de Directores de Puerto Rico Terminals. Supuestamente solicitó la información y no se la han enviado.

Maceira compareció a la Vista Pública, so pena de desacato, luego de haber sido citado en tres ocasiones anteriores.

Por su parte, el vicepresidente de la empresa Luis Ayala Colón, Hernán Ayala Rubio, envió una ponencia escrita en la que rechaza que la fusión signifique un aumento en los costos de manejo de la carga marítima.

El Acuerdo de Colaboración no tiene el efecto de aumentar costos o disminuir irrazonablemente los servicios en los terminales marítimos de Puerto Rico.  Por el contrario, tanto la realidad económica de la Isla como la consolidación del sector internacional de carga marítima impone presión a todos los proveedores de servicios portuarios en Puerto Rico para que reduzcan (o no aumenten) sus tarifas. La única manera de lograr esto, sin tener que recurrir a medidas drásticas (como lo sería el despido masivo de empleados), es el aumentar la eficacia operativa, lo que conlleva mejorar los servicios prestados sin los recursos para ello. En palabras populares, hay que “hacer de tripas, corazones”, expuso Ayala Rubio en la declaración.