Se fabricará en el RUM: Luz al final del túnel para producción en masa del Posterriqueño

El profesor y coordinador del proyecto, Pedro Resto Batalla, aseguró que las primeras mil unidades se fabricarán en el RUM a partir de enero.

Foto archivo

Luego de años de frustrante espera, la producción en masa del Posterriqueño comenzará tan pronto como el próximo mes de enero.

La luminaria de alta eficiencia, capaz de generar ahorros millonarios en el gasto por alumbrado público, fue concebida por la organización comunitaria Casa Pueblo de Adjuntas y desarrollada por el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico.

Su desarrollo inició en el 2012 y el prototipo final fue develado en diciembre de 2015.

“Las primeras mil unidades finalmente entrarán en proceso de producción en la Universidad de Puerto Rico”, confirmó el director asociado de la organización comunitaria Casa Pueblo de Adjuntas, Arturo Massol Deyá.

“Hay una luz de esperanza en este tema de eficiencia energética y para que la UPR finalmente cumpla con llevar esa investigación y ese prototipo a una realidad que impacte a nuestras comunidades”, añadió.

Ya están en Puerto Rico

Las primeras mil carcazas del Posterriqueño fueron producidas en China y ya arribaron al país, confirmó por otra parte el profesor de ingeniería y coordinador del proyecto, Pedro Resto Batalla. Según explicó, solo restan ajustes menores a la línea de producción para comenzar su ensamblaje, al inicio del próximo semestre.

La producción se realizará en la Fábrica Modelo de la Facultad de Ingeniería Industrial del RUM y, según estimó Resto Batalla, tomará entre cinco y seis semanas ensamblar las mil unidades. 

“Ya estamos a punto de caramelo”, puntualizó Resto Batalla. “Podemos hacer una buena cantidad diaria y este semestre tuvimos un equipo de estudiantes diseñando el proceso de ensamblaje. Teniendo los materiales, solo es cuestión de juntarlo todo”.

De acuerdo al plan, el Posterriqueño consumiría solo 45 vatios de energía -la mitad de una luminaria convencional- para producir 5 mil lúmens de luz blanca. De igual forma, tendría una vida útil de 50 mil horas o 20 años de uso: cinco veces más que las bombillas convencionales empleadas al presente. 

El producto final es fruto del ingenio de los estudiantes Anthony Pérez, Randy Ortiz, Héctor Delgado, José González, Zulahilynn M. González y Manuel Chaar, entre otros, y los profesores Fabio Andrade, Pedro Resto y Gerson Beauchamp.

Largo trayecto

A pesar de sus incuestionables ventajas, por más de tres años el Posterriqueño permaneció varado en el trámite burocrático de la UPR, hasta caer en el letargo absoluto. 

Según supo La Perla del Sur , el proceso de aprobación para su ensamblaje se complicó con la abrupta salida de Uroyoán Walker Ramos de la presidencia de la UPR, en julio de 2016.

Para esa fecha, el proyecto tenía a su disposición una asignación inicial de $300 mil, aprobada por las autoridades universitarias. Aun así, la fabricación del molde para su construcción en China se retrasó.

“La frustración, la espina que llevo es en el manejo del tema administrativo de la universidad, no con los profesores, ni con los estudiantes”, dijo Massol Deyá.

Tras el paso del huracán María y los daños que provocó el fenómeno a la red de luminarias en todo el país, el Posterriqueño perdió una importante oportunidad para posicionarse como alternativa más viable, sustentable y económica.

En su lugar, la AEE contrató a varias empresas con capacidad para suplir la demanda de luminarias de reemplazo.

Por todo el país

A pesar de este contratiempo, La Perla del Sur supo que parte de las mil unidades LED serán instaladas en recintos de la universidad de Puerto Rico, incluyendo el de Mayagüez, mientras que ya se consideran otros espacios públicos para su ubicación.

“Estoy esperanzado de que esto finalmente se dé”, agregó Massol Deyá. “Me parece que, en hechos, es posible que podamos finalmente ver al Posterriqueño alumbrando otros espacios de nuestro país”.

Foto archivo