Lo que se sabe del Coronavirus en los niños

Foto: Lauren Grace Picture Place on Visual Hunt

Según la evidencia disponible, los niños no parecen estar en mayor riesgo de COVID-19 que los adultos. Mientras que algunos niños y bebés han estado enfermos con COVID-19, los adultos representan la mayoría de los casos conocidos hasta la fecha, informan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). 

De acuerdo a los CDC, los síntomas de COVID-19 son similares en niños y adultos. Sin embargo, los niños con COVID-19 confirmados generalmente han presentado síntomas leves. Los síntomas informados en niños incluyen síntomas similares al resfriado, como fiebre, secreción nasal y tos. También se han reportado vómitos y diarrea. 

Todavía no se sabe si algunos niños pueden estar en mayor riesgo de enfermedad grave, por ejemplo, niños con afecciones médicas subyacentes y necesidades especiales de atención médica. Hay más para aprender sobre cómo la enfermedad afecta a los niños.

Pasos para proteger a los niños de enfermarse

  • Lávese las manos con frecuencia usando agua y jabón o desinfectante para manos a base de alcohol.
  • Evite las personas enfermas (tos y estornudos)
  • Limpie y desinfecte diariamente las superficies de alto contacto en las áreas comunes del hogar (por ejemplo, mesas, sillas con respaldo duro, perillas de las puertas, interruptores de luz, controles remotos, manijas, escritorios, inodoros, lavabos)
  • Lave los artículos, incluidos los juguetes de peluche lavables, según corresponda, de acuerdo con las instrucciones del fabricante. Si es posible, lave los artículos usando la configuración de agua más cálida y apropiada para los artículos y seque completamente. La ropa sucia de una persona enferma se puede lavar con los artículos de otras personas.
  • Si su hijo está sano, no es necesario que use una máscara facial. Solo las personas que tienen síntomas de enfermedad o que brindan atención a quienes están enfermos deben usar máscaras.

Mantener a los niños sanos

Observe a su hijo por cualquier signo de enfermedad.Si ve algún signo de enfermedad compatible con los síntomas de COVID-19, particularmente fiebre, tos o falta de aliento, llame a su proveedor de atención médica y mantenga a su hijo en casa y lejos de los demás tanto como sea posible.

Esté atento a los signos de estrés en su hijo. Algunos cambios comunes a los que debe prestar atención incluyen preocupación o tristeza excesiva, hábitos alimenticios o de sueño poco saludables y dificultad para prestar atención y concentración.

Tómese el tiempo para hablar con su hijo o adolescente sobre el brote de COVID-19. Responda preguntas y comparta datos sobre COVID-19 de una manera que su hijo o adolescente pueda entender.

Enseñe y refuerce las acciones preventivas cotidianas. Los padres y los cuidadores juegan un papel importante en enseñar a los niños a lavarse las manos. Explique que lavarse las manos puede mantenerlos saludables y evitar que el virus se propague a otros.

Sea un buen modelo a seguir: si se lava las manos con frecuencia, es más probable que hagan lo mismo. Haga del lavado de manos una actividad familiar.

Ayude a su hijo a mantenerse socialmente conectado. Comuníquese con amigos y familiares por teléfono o video chats. Escriba tarjetas o cartas a los miembros de la familia que tal vez no puedan visitar.