Lo que debe saber sobre los suplementos alimenticios

Foto archivo

Si bien algunos suplementos dietéticos son bien conocidos y están bien establecidos, otros necesitan mayor análisis.

De acuerdo a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), los suplementos dietéticos pueden ser beneficiosos para su salud, pero tomar suplementos también puede implicar riesgos para la salud. 

Antes de tomar decisiones acerca de si tomar un suplemento, la FDA recomienda que hable con su proveedor de atención médica, ya que este puede ayudarle a lograr un equilibrio entre los alimentos y nutrientes que usted necesita personalmente.

Los suplementos dietéticos incluyen ingredientes tales como vitaminas, minerales, hierbas, aminoácidos y enzimas. Los suplementos dietéticos se comercializan en formas tales como tabletas, cápsulas, perlas, cápsulas de gel, polvos y líquidos.

Según informa la FDA, algunos suplementos pueden ayudar a asegurar que usted obtenga las sustancias vitales suficientes que el cuerpo necesita para funcionar; otros pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades. Pero los suplementos no deben sustituir por completo a las comidas que son necesarias para una dieta saludable, así que también asegúrese de comer una variedad de alimentos.

Algo a tomar en cuenta es que a diferencia de los fármacos, los suplementos no se pueden mercadear como tratamiento, o como productos que diagnostican, previenen o curan enfermedades.

Esto significa que los suplementos no deben hacer afirmaciones como que “reducen el dolor” o “tratan las enfermedades cardíacas”. Afirmaciones como éstas sólo se pueden realizar legítimamente para los medicamentos, y no para los suplementos dietéticos, advierte la FDA. 

Además, debe saber que muchos suplementos contienen ingredientes activos que tienen fuertes efectos biológicos en el cuerpo. Esto podría hacerlos inseguros en algunas situaciones y afectar o complicar su salud. Por ejemplo, las siguientes acciones pueden conducir a consecuencias perjudiciales, incluso mortales:

  • Combinación de suplementos
  • Usar suplementos con medicamentos (ya sea con receta o de venta libre)
  • Sustituir suplementos por medicamentos recetados
  • Tomar demasiado de algunos suplementos, tales como la vitamina A, vitamina D, o hierro. Algunos suplementos también pueden tener efectos no deseados antes, durante y después de la cirugía. Por lo tanto, asegúrese de informar a su proveedor de atención médica, incluyendo a su farmacéutico, acerca de cualquier suplemento que esté tomando.

La FDA no está autorizada para revisar los productos de suplementos dietéticos para su seguridad y eficacia antes de su comercialización.

Los fabricantes y distribuidores de suplementos dietéticos son responsables de garantizar que sus productos son seguros antes de comercializarlos.

Las etiquetas de los suplementos dietéticos deben incluir el nombre y la información de ubicación del fabricante o distribuidor. Si desea saber más acerca del producto que usted está tomando, consulte al fabricante o distribuidor acerca de:

  • Información que apoye las afirmaciones sobre el producto
  • Información sobre la seguridad y eficacia de los ingredientes en el producto.

¿Cómo comprar un suplemento de forma inteligente, según la FDA?

  • Al buscar los suplementos en Internet, use sitios no comerciales (p. ej. Instituto Nacional de Salud, la FDA, y el Departamento Federal de Agricultura) en lugar de depender de información ofrecida por vendedores.
  • Si las declaraciones suenan demasiado buenas para ser ciertas, dude que lo sean. Cuídese de declaraciones tales como “funciona mejor que un medicamento con receta”, “totalmente seguro” o “carece de efectos secundarios”.
  • Sea consciente de que el término natural no siempre significa seguro.
  • Si está considerando consumir un suplemento dietético, pregúntele a su proveedor de salud si este suplemento es seguro y beneficioso para usted
  • Siempre recuerde: ¡la seguridad es lo primero!