Lista la más reciente entrega de intriga y misterio

Los críticos ven en esta obra huellas de George Orwell, Jack London y hasta de Charles Dickens. Colaboración editorial de la librería El Candil en Ponce. Para datos adicionales llame al 787-242-6693.

Foto suministrada

Ambiente: distopía (Madrid, año 2110). Personaje: androide (detective Bruna Husky).

El diccionario de la lengua española define “distopía” como “representación ficticia de una sociedad futurista”, y “androide” como “autómata de figura humana”.

Estos precisamente son dos elementos presentes en la más reciente novela de la periodista y escritora madrileña Rosa Montero, Los tiempos del odio (2018).

Es el tercer libro de lo que hasta ahora puede considerarse como trilogía, aunque los seguidores de la obra de Montero esperan que salga al menos un libro más con la detective Bruna Husky. Los libros anteriores fueron Lágrimas de lluvia y El peso del corazón.

Sobre su personaje principal ha afirmado Montero que “la detective Bruna Husky es el más cercano a mí en un sentido muy íntimo”.

Los críticos, por su parte, indican que se trata de una “novela realista disfrazada de ciencia ficción futurista” y que, a su vez, es “un certero y deslumbrante relato de los tiempos que vivimos”.

La acumulación de datos que alberga su cerebro han debilitado a Bruna Husky en un aspecto vital: su corazón. Se ha enamorado del inspector Lizard, quien ha desaparecido, y ella se lanza apasionadamente en su búsqueda.

Así llega a la Colonia de Nuevos Antiguos, habitada por una secta que reniega de todo lo que tenga que ver con la tecnología. Y… por ahí se desarrolla la fascinante trama de esta novela de Rosa Montero en la que se tocan temas como el paso del tiempo, la necesidad de los otros, la muerte (los androides tienen un tiempo definido al cabo del cual son desactivados) y la adhesión fanática a los dogmas.

Interesante y singular entrega en la que los críticos ven huellas de George Orwell, Jack London y hasta de Charles Dickens, y sobre la que resalta Miguel Mena que su lectura “Dispara adrenalina, pero también hace meditar. Tiene mucho de intriga y de misterio…” Así son los tiempos del odio.