Líderes comunitarios en residenciales públicos dicen que están dispuestos a salir a la calle contra LUMA

"Deseamos llevar claro nuestro mensaje de que nuestras comunidades defenderán el derecho a una vivienda digna y que la lucha por mantener nuestro techo seguro se dará en el escenario que sea pertinente" indicó el grupo de líderes comunitarios.

Foto: CPI / Gabriel López Albarrán

SAN JUAN — Líderes comunitarios de distintos residenciales públicos de Puerto Rico enviaron una carta abierta sobre las posibles implicaciones para sus comunidades de limitados recursos por la entrada en vigor del contrato con LUMA, que traspasa a manos privadas la administración de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

“El pasado 27 de julio de 2020 líderes de residenciales públicos manifestamos mediante carta abierta nuestra preocupación de cómo seríamos adversamente afectados si se concretaba el contrato con LUMA. Inmediatamente el 28 de julio de 2020, el Gobierno a través del señor Fermín Fontanes, director ejecutivo para las Alianzas Público-Privadas de Puerto Rico, respondió a los medios que la información que planteábamos era incorrecta y podría traer desasosiego y confusión innecesaria entre las comunidades. Sin embargo, al día de hoy y frente al inicio de los trabajos de LUMA Energy, los residentes de nuestras comunidades de limitados recursos y vulnerables siguen sin respuestas a sus preocupaciones sobre un servicio tan esencial”, se indicó en una declaración escrita.

El comunicado es a nombre de los líderes comunitarios Mirta Colón Pellecier, de Las Gladiolas; Jonathan Colón Reyes, de Puerta de Tierra; Verónica Pizarro, del residencial San Antonio; Luz G. Vázquez, de Torre de Francia; Karla Dalmau, del residencial Los Lirios; Monserrate Benjamín Rivera, del residencial Manuel A. Pérez; Juan (Joito) Rodríguez Pastrana, del residencial Monte Hatillo; Lucía Santana Benítez, del residencial Manuel A. Pérez; Jeffrey Rivera, del residencial Luis Llorens Torres, del Sector Youth Center; Ivette Guadalupe, del residencial Nemesio R. Canales e Iris Y. Ríos, del residencial Luis Llorens Torres, Sector El Medio.

“Como bien expresamos en nuestro anterior comunicado los residentes de vivienda pública somos el único sector que si se les suspende el servicio de energía eléctrica pierde también su vivienda. Es decir, cualquier aumento en el costo de la luz tiene un efecto en cadena aterrador porque implicaría para nuestras comunidades de limitados recursos el riesgo, no sólo de quedarse a oscuras por no tener con qué pagar, sino que la suspensión por falta de pago, nos dejaría también en la calle, porque es política de la Administración de Vivienda Pública la cancelación del contrato de vivienda.

Toda vez que el gobernador Pedro Pierluisi no cumplió con su compromiso de campaña de revisar y enmendar el contrato con LUMA y no le importó, como tanto los empleados de la Autoridad de Energía Eléctrica y el pueblo en general fuese afectado, nos vemos en la obligación de desaprobar públicamente sus acciones.

Cómo es posible que, en plena temporada de huracanes en nuestra isla, y con una pandemia afectando al mundo, el gobernador de Puerto Rico nos deje a la deriva. ¿Dónde queda el mensaje de protección hacia las personas más vulnerables de nuestra isla? Al parecer ese mensaje es utilizado solo para solicitar fondos federales que a la larga no llegan a donde existe la necesidad. Al señor Fermin Fontanes, le exhortamos a que responda a nuestras interrogantes como colectivo. Cuando respondió en julio, 28 del 2020 alegó disposición para reunirse con el liderato comunitario, pero no hizo gestión alguna al respecto.

A través de los medios noticiosos del país tuvimos conocimiento de que si se solicita una investigación por sobre facturación tendremos que pagar por la misma. Esto claramente deja establecido que los usuarios del servicio, aunque no estén satisfechos con las facturas como ocurre en múltiples ocasiones, no se atreverán a refutarlas por lo oneroso que resultará hacerlo. Qué futuro nos depara a las poblaciones vulnerables y en desventaja económica ante este terrible panorama.

Nos reiteramos en nuestra postura de la preocupación por el aumento en el costo de energía eléctrica, lo que causaría mayor empobrecimiento a nuestro sector, la posibilidad de que el subsidio sea eliminado y el relevo de responsabilidad que LUMA ha solicitado, entre otros asuntos. Deseamos llevar claro nuestro mensaje de que nuestras comunidades defenderán el derecho a una vivienda digna y que la lucha por mantener nuestro techo seguro se dará en el escenario que sea pertinente.

Levantamos nuestra voz de protesta hacia las acciones que van contrarias a que tengamos un techo seguro. Si hay que tirarse a la calle así lo haremos, no les quede la menor duda” indicó el grupo de líderes comunitarios.