Levanta bandera ante incompetencia e improvisación gubernamental

“En el huracán María vimos personas desesperadas por un tanque de oxígeno o tratamiento de diálisis. ¿Dónde están los protocolos para identificar a todas estas personas y garantizar que puedan recibir el equipo y los tratamientos que necesitan en una emergencia?”, preguntó la directora de Ayuda Legal de Puerto Rico, Adriana Godreau.

Foto archivo

El huracán María, la emergencia de los sismos en la zona suroeste y la pandemia del COVID-19 no han sido suficientes para mover al Gobierno de Puerto Rico a establecer un plan de respuesta eficaz para enfrentar otra emergencia nacional.

Como denunciara la directora ejecutiva de Ayuda Legal de Puerto Rico, Ariadna M. Godreau Aubert, la falta de protocolos básicos en el manejo de crisis expone nuevamente al país a más errores e irresponsable improvisación, de cara a lo que podría ser la temporada de huracanes más activa en años recientes.

“Los terremotos de principio de este año nos enseñaron que en los más de dos años y medio que han transcurrido después de María, no se han adoptado los protocolos necesarios”, declaro la abogada en entrevista con La Perla del Sur.

“Aquí se ha perdido el tiempo. No se puede seguir improvisando cada vez que surge una emergencia y cantarnos sorprendidos cuando ocurren. Esas improvisaciones cuestan vidas”, sentenció.

Entre otras omisiones, Godreau Aubert destacó que el gobierno aún no ha llevado a cabo el proceso de identificar, certificar y publicar una lista de refugios seguros, a tono con las experiencias del huracán María y a la luz del impacto de los temblores en el suroeste.

Durante la reciente emergencia de los terremotos, varios refugios fueron impactados por inundaciones y los damnificados tuvieron que ser relocalizados. De igual forma, algunos gobiernos municipales tuvieron que esperar semanas para recibir carpas del gobierno central.

“Ahora mismo no hay una noción a ciencia cierta de a dónde enviar a la gente si nos impacta otro huracán”, comentó.

“Después de los terremotos se dijo que muchas escuelas no pueden ser espacios de refugio, porque no son estructuras seguras. Pues ¿cuál es el “Plan B” del gobierno en este caso? ¿Qué estructuras se han podido identificar? ¿Qué canchas se pueden habilitar o cuáles escuelas se pueden reforzar? Y que todo esto se les informe a las comunidades”, enfatizó.

Asimismo, Godreau Aubert afirmó que la emergencia por los temblores y la pandemia hicieron que la controversia por el hallazgo del almacén con suministros en La Guancha de Ponce pasara a un segundo plano, sin fijarse las responsabilidades correspondientes.

Al día de hoy, no se ha presentado un plan para impedir el mal manejo y la poca transparencia en el manejo de víveres y provisiones durante una emergencia.

“Si ellos dicen que por razones de seguridad no se puede decir dónde están los almacenes, sí pueden decirnos de antemano cuál es la cadena de mando. ¿Quiénes son las personas autorizadas para entrar y sacar cosas de esos almacenes? ¿Quiénes son los que deciden sobre la distribución?”, argumentó.

“Vimos alegaciones de que políticos, para ganar favores, eran los que estaban decidiendo a quiénes se les entregaban los recursos necesarios para sobrevivir y eso no puede ser”, continuó.

La Directora Ejecutiva de Ayuda Legal de Puerto Rico, además, destacó la necesidad de crear política pública para la implementación de moratorias automáticas contra desahucios y para el pago de préstamos hipotecarios, de auto y personales, en casos de desastres, sin la necesidad de encaminar largos procesos legislativos que pueden retrasar por semanas su implementación.

“No todos los desastres son impredecibles. Hasta en el caso de los temblores, sabíamos que la isla era propensa a terremotos, así era obvio que debíamos tener planes de manejo para desastres”, dijo.

“Algunas de estas recomendaciones las hemos hecho muchas veces, pero no se han atendido”, añadió.

Lecciones desaprovechadas

Godreau Aubert, además, anticipó una repetición de algunas de las tragedias vividas durante la emergencia del huracán María, ante la falta de proactividad y protocolos para atender a poblaciones en riesgo.

“Las crisis no nos afectan a todos por igual y hay poblaciones que siempre resultan más perjudicadas. Las personas de edad avanzada o con condiciones graves preexistentes son los más vulnerables ante un huracán y ante una pandemia”, expresó.

“En el huracán María vimos personas desesperadas por un tanque de oxígeno o tratamiento de diálisis. Hubo problemas para llegar a personas encamadas. ¿Dónde están los protocolos para identificar a todas estas personas y garantizar que puedan recibir el equipo y los tratamientos que necesitan en una emergencia?, continuó.

“Ya no hay excusa, porque el gobierno tuvo la experiencia de María y sabe lo que puede pasar. Lamentablemente, sabemos que la mayoría de las veces el gobierno no va a responder, pero eso no es justificación para dejar a la gente morir”, puntualizó.

Ante huracanes y pandemia

Por otra parte, Godreau Aubert destacó la necesidad de hacer planes que consideren la posibilidad de enfrentar más de una emergencia, de forma simultánea.

“Nos preocupa que ante el inicio de la temporada de huracanes y con la posibilidad real de que tengamos que enfrentar una tormenta aún en un estado de emergencia por el coronavirus, no tengamos planes que contemplen esa posibilidad”, afirmó.

“Cuando ocurrieron los temblores, la recomendación oficial fue que las personas se fueran a vivir con familiares o amigos. Pero ahora con el distanciamiento social por el COVID, esa no puede ser una recomendación si pasa algo”, abundó.

“No es desempolvar los planes viejos, es establecer planes que respondan a las circunstancias actuales. En tiempos de COVID, tú no puedes poner a un montón de personas en catres en una escuela, unos al lado de otros, como se hacía antes”, añadió.

Ante esto, la abogada hizo un llamado urgente a la gobernadora para que asuma su responsabilidad de movilizar una estrategia efectiva de preparación, de cara a la nueva temporada de huracanes.

“Sabemos que el gobierno tiene unas limitaciones de recursos durante una emergencia, pero han tenido tiempo para prepararse y para atender esas limitaciones”, argumentó.

“Pero aun así, terminamos con miles de personas acampando frente a sus casas o en refugios comunitarios, sin las ayudas mínimas para vivir dignamente. Estas cosas pasan porque el gobierno no tiene un plan para manejar los asuntos básicos en una emergencia”, continuó.

“Las semanas han seguido corriendo y estamos a días del inicio de la temporada, pero aún tenemos tres meses hasta el periodo pico. Es por eso la importancia de reclamar esto ahora, para que otro desastre no nos coja sin estar preparados”, concluyó.