Legislatura Municipal de Ponce: Recomienda cancelar contrato a operador del Albergue de Animales

La legislatura municipal también recomendó la creación de un santuario para animales abandonados que sirva de hogar transitorio, en lo que se gestiona su adopción. Para esto, recomendaron designar al menos dos cuerdas de terreno dentro del abandonado Parque Julio Enrique Monagas de Ponce.

Foto Archivo

Luego de persistentes denuncias sobre el mal manejo del Albergue de Animales de Ponce, vistas públicas y meses de análisis, la Legislatura Municipal de Ponce recomendó cancelar el contrato con el operador Animal Rescue & Protection Services (ARPS).

Esta y otras recomendaciones figuran en un documento oficial sometido por la legislatura municipal al alcalde de Ponce, Luis Irizarry Pabón, el pasado 30 de septiembre.

En el informe, obtenido por La Perla del Sur, se recomienda además la adopción de estrategias para atender el problema de animales abandonos en las calles y el incumplimiento de acuerdos contraídos por la empresa ARPS.

El cuerpo legislativo municipal celebró dos vistas públicas, en los meses de mayo y septiembre. En la segunda, la participación de la veterana rescatista Mildred García Torres causó consternación e indignación, al dejar al relieve un extenso patrón de irregularidades y mal manejo de animales en el albergue.

Desde febrero de 2012, ARPS ha firmado 13 contratos y enmiendas con el Gobierno Municipal de Ponce para operar la instalación, que totalizan compromisos de pago por $2,114,950. El contrato más reciente, firmado en noviembre de 2018 por la suma de $670 mil, le permite cobrar $10 mil mensuales por sus servicios hasta el 30 de junio de 2024.

Al ser abordada sobre el tema, la presidenta de la Legislatura Municipal de Ponce, Hilda Orengo Soler, confirmó que a juicio del cuerpo legislativo, ARPS violó múltiples disposiciones de su contrato con el ayuntamiento, por lo que entienden procede la cancelación.

“Nosotros le presentamos al alcalde estas recomendaciones, con el propósito de que se pueda ejecutar lo mejor posible dentro de lo que es ley y reglamento, para el bienestar de nuestros animales y para poderles proveer alternativas a nuestra ciudadanía ponceña y a nuestros rescatistas”, sostuvo.

“Es de conocimiento público que dentro del grupo de legisladores hay varios abogados de profesión y ellos entienden que algunas partes del contrato se han violentado”, abundó.

Entre las recomendaciones, la legislatura también avaló dar paso a una “auditoría” del Albergue de Animales, la cual estaría a cargo de la Oficina de Auditoría Interna Municipal.

Asimismo, Orengo Soler dejó la puerta abierta a la realización de una “vista ocular” en al albergue, aún cuando la legislatura municipal ya dio por concluido su análisis en este asunto.

“Nos quedaría pendiente, a solicitud del director de Animal Rescue, una vista ocular. Eso es a solicitud de él, porque ya nosotros concluimos con nuestro informe y se lo entregamos al ejecutivo. Por deferencia, vamos a realizar esa vista ocular, pero obviamente no vamos a hacer público cuándo se va a hacer. Sería una visita sorpresa”, dijo.

Santuario y esterilizaciones

Por otra parte, la legislatura municipal también recomendó la creación de un santuario para animales abandonados que sirva de hogar transitorio, en lo que se gestiona su adopción.

Para esto, sugirieron se designen al menos dos cuerdas de terreno dentro del abandonado Parque Julio Enrique Monagas de Ponce.

También enfatizaron la necesidad de aumentar significativamente las esterilizaciones para reducir los nacimientos de animales callejeros, una alternativa a la practica excesiva de eutanasia denunciada por años en el Albergue de Animales de Ponce.

“Entendemos que las esterilizaciones masivas son una alternativa que tendríamos a nuestra disposición, si contamos con los recursos y, sobre todo, con un grupo de veterinarios que tuvieran ese compromiso de ayudarnos. Vemos como en Estados Unidos se hacen mil y dos mil esterilizaciones a la semana y aquí podríamos hacer algo así”, dijo Orengo Soler.

Para esto, apuntó a la disponibilidad de programas y propuestas federales para ayudar a financiar un programa municipal de esterilizaciones.

Otras recomendaciones radicadas por la legislatura municipal son gestionar un registro de animales y un censo de mascotas, identificar áreas verdes para parques pasivos de animales domésticos, incrementar a tres el número de veterinarios en el albergue de animales y crear una unidad de rescate y recogido de animales municipal adscrita a la Oficina para el Manejo de Emergencias.

“Ahora mismo estamos esperando el proyecto de parte del ejecutivo para trabajarlo nuevamente en la legislatura e informarle a la ciudadanía qué es lo que se va a hacer”, declaró Orengo Soler.

“Necesitamos el plan de trabajo, (porque) ya las recomendaciones están hechas. Necesitamos ese plan para empezarlo a ejecutar”, recalcó.

La presidenta de la legislatura municipal adelantó que ya dialogó con el alcalde sobre estos asuntos y se mostró confiada en que la mayoría de las recomendaciones serán integradas en la nueva política pública.

“Para mí, todas (estas recomendaciones) deben ser acogidas, pero yo estoy segura de que al menos el 80 por ciento de esas recomendaciones dadas por nuestra legislatura municipal van a ser acogidas”, continuó Orengo Soler.

“Ya es hora de tomar acción”

Por su parte, el exlegislador municipal del Partido Independentista Puertorriqueño, Justiniano Díaz Maldonado, aplaudió las recomendaciones hechas por legislatura municipal y urgió al alcalde a implementarlas, comenzando por la revocación del contrato de ARPS.

Díaz Maldonado, quien hoy funge como el Comisionado de Asuntos Municipales y Legislativos del PIP en Ponce, fue uno de los deponentes en la segunda vista pública, celebrada el pasado mes de septiembre. En su participación, desglosó cada una de las violaciones al contrato de operación por ARPS y reclamó la cancelación del mismo.

“El alcalde recibió estas recomendaciones el 30 de septiembre y ya estamos a mediados de noviembre, así que me parece que ha tenido tiempo suficiente para tomar acción. No quisiera poner palabras en su boca, pero parece que le está dando largas al asunto y esto es algo medular que se debe atender con prontitud, no con dejadez”, sentenció.

“El mismo contrato establece que si hay violaciones al acuerdo, no hay que darle 30 días al contratista para cancelarlo. El mismo convenio lo establece así”, continuó.

“Y si no hubiera violación (al contrato) -aunque sabemos que la hay-, en 30 días ya se podía cancelar como quiera. Pero aquí hay violaciones claras y ese contrato se puede cancelar de inmediato. Me parece que se ha tardado mucho”, abundó.

“Ahí (vistas públicas) se describió gráficamente el maltrato y la crueldad que tienen contra los animalitos que recogen en Ponce”, dijo. “(No revocar esto) sería estar de acuerdo con lo que está haciendo Animal Rescue”.

Díaz Maldonado además elogió la recomendación de un santuario de animales en Ponce y exhortó al gobierno municipal a establecer una alianza entre el ayuntamiento, los rescatistas y los veterinarios de la zona para brindar servicios de esterilización, vacunación, alimentación y cuidado médico a las especies desamparadas.

“El programa de esterilización se debe establecer de inmediato. El santuario va a tomar un poco más de tiempo, pero las clínicas de esterilización se tienen que hacer ya y se debe hacer por comunidades”, recomendó el exlegislador municipal.

“Si aquí hay dinero para el ‘baile, la botella y la baraja’, tiene que aparecer el dinero para esto. Aquí se han continuado con las contrataciones exageradas, así que espero que falta de dinero no sea la excusa para no hacer nada. Si hay dinero para unas cosas, tiene que haber dinero para otras”, insistió.

Continúa la espera

La Perla del Sur solicitó entrevista con el alcalde Luis Irizarry Pabón, a través de su directora de la Oficina de Comunicaciones, Jackeline del Toro, pero el ejecutivo municipal no estuvo disponible a la hora del cierre.

Sin embargo, del Toro adelantó que el alcalde tomará una decisión sobre las recomendaciones de la legislatura municipal luego de que ese cuerpo realice la anunciada “vista ocular” en el albergue, en algún momento antes de que concluya el año.