Legisladores municipales de Ponce evalúan reducir días de enfermedad, vacaciones y restructuración de beneficios marginales

Foto archivo

Ponce – La Legislatura Municipal de Ponce se prepara para evaluar en la noche del jueves, una medida que de aprobarse salvaguardará los empleos municipales y los servicios a los ciudadanos con una restructuración temporera de los parámetros que regirán las licencias de vacaciones, enfermedad y otros beneficios marginales a los que tienen derecho los empleados.

“Desde que comenzó este cuatrienio, esta administración ha estado actuando proactivamente, anticipando el peor escenario, pero trabajando para que ocurra lo mejor para la Ciudad. Con las medidas que implementamos como la reducción del gabinete, la eliminación de donativos, nos ahorramos unos 4 millones de dólares en este año fiscal. Eso sin contar la reducción sustancial en la otorgación de contratos que desde el 2009 para acá ya alcanza los 56 millones de dólares”, explicó el presidente de la Legislatura, Rafael Mateu Cintrón en declaraciones escritas.

Añadió, “pero no ha sido suficiente, estamos en una emergencia fiscal que comenzó a finales del 2016 y que se agravó con el paso del Huracán María. Los municipios han sido golpeados por todos lados en los últimos dos años. Se le siguen imponiendo responsabilidades y quitando recursos. Pero tenemos el deber de continuar ubicando a Ponce en el camino de la recuperación económica. Se estima que para el próximo año fiscal nos enfrentemos a una reducción de $12 millones en los ingresos por concepto de patentes y CRIM, lo que representa un 14.5%. No podemos esperar a que se nos venga el agua encima”.

Sobre las razones para esperar hasta que se acercara la fecha límite para acogerse a la Ley 26 manifestó, “me consta que el Ejecutivo estuvo haciendo un ejercicio de evaluaciones constantes a los fines de evitar hasta el último momento acogerse a la Ley 26, aprobada por el gobierno central el pasado año. Se están haciendo múltiples esfuerzos para promover el desarrollo económico, pero tenemos que ser responsables y regirnos por las proyecciones basadas en la realidad fiscal que nos trajo la imposición de una Junta de Control Fiscal y que agravó el Huracán. Por eso estamos siendo proactivos al optar finalmente por acogernos a las disposiciones de la Ley 26, que permite a los municipios reestructurar la forma en que se acumulan las licencias por enfermedad y vacaciones en lo que el País supera la crisis fiscal”.

“El escenario económico que estamos viviendo exige una distribución eficiente de los recursos. Ha sido necesario un reenfoque de las prioridades. Y, una estructura gubernamental más ágil, basada en la evaluación continua de las necesidades para hacer los ajustes que nos permitirán superar la crisis”, puntualizó.

Por su parte, el director de Recursos Humanos, el licenciado Rubén Morales Olivero, aseguró que la medida le ahorraría sobre un millón de dólares anuales al Municipio de Ponce.

“Tenemos que ser responsables y asegurarnos de que despedir empleados no esté contemplado en el escenario inmediato. La alcaldesa ha sido consistente en que se evite a toda costa el tener que despedir empleados. Tampoco afectar los servicios a los más vulnerables que son la prioridad de esta administración”, insistió Morales.

La Legislatura Municipal discutirá el proyecto en una sesión extraordinaria.