¡Le dan la escuela a José Esteban!

El agricultor más joven de Puerto Rico lleva más de dos años en la espera del terreno

Entre sus proyectos, el célebre “niño agricultor” sigue añorando distribuir café a nivel nacional e internacional y ser pionero en el uso de robots para recoger la semilla del cafeto. (Fotos: Florentino Velázquez)

PONCE– José Esteban López Maldonado, aquel niño que en el 2014 contó a La Perla del Sur sobre sus roles de agricultor, cuatrista, declamador, delineante, rescatista de animales, líder comunitario, empresario y compositor, celebra hoy el fruto de su tesón.

Haces unas horas se enteró que finalmente concretó el trámite con el Departamento de Educación y la Legislatura de Puerto Rico para obtener el terreno abandonado en el barrio Limaní de Adjuntas, donde levantará la primera escuela agrícola de la zona. La denominó Esteban Bianchi Maldonado Inc. en honor a su abuelo, quien hace décadas donó la tierra para la construcción de un plantel escolar, aunque ahora lleva años clausurado.

“¡Buenos días! ¡Feliz y contento! ¡A través de Dios todo es posible! Amigos, gracias por sus oraciones, ya tenemos los documentos para comenzar nuestra Escuela Agrícola en el barrio Limaní de Adjuntas. Vamos a establecer nuestra escuela y sembrar en cada jovencito la semilla del amor a la tierra, cultivar ese amor y que el producto final sea una generación de jóvenes comprometidos con nuestra agricultura. Deseo que mi generación y futuras generaciones vean y entiendan que cultivar la tierra abre un mundo de posibilidades tanto económicas como alimenticias…”, reza la publicación que hizo en su red social de Facebook.


Sus padres, Carmelo López Maldonado y Aida Maldonado Rivera, están eufóricos, contó esta última, ya que reconocen los esfuerzos de su hijo para cumplir este sueño. “Lleva años pensando en lo mismo con mucha insistencia. Su papá ha tenido que llevarlo a muchos lugares. A él no se le pierde nada sobre ese proyecto”, dijo su progenitora.

La madre del adjunteño, certificado por la Cámara de Comercio del Sur como el “agricultor más joven de Puerto Rico”, también reveló que consideró que la escuela debía llevar el nombre de su unigénito, mas que este insistió en que no fuese así. “No quiero mi nombre en nada. Esto es de todos”, le indicó.

Meses atrás, en entrevista con este medio, Carmelo reconoció que hasta el presidente de Puerto Rico Farm Credit le ha brindado apoyo a José Esteban, quien desea instruir de manera gratuita en la institución.

Día a día, al salir de la Escuela Intermedia Segunda Unidad Héctor Luis Rivera, este joven labora en su Hacienda Lírica, unas 25 cuerdas de terreno que su padre “caficultor” le regaló hace cinco años.

Para cerciorarse que realiza un trabajo idóneo y sustentable, visita a menudo la Estación Experimental Agrícola de Adjuntas, donde Wilmer González lo instruye.