Supermercados suben precios y eliminan especiales durante la pandemia

La tendencia se extenderá por tiempo adicional, ya que estas cadenas de alimentos ahora también deben asumir mayores gastos en productos de limpieza y equipo de protección, a un costo más alto de lo usual.

Foto archivo

Notables alzas en los precios de carnes, productos enlatados, café, huevos americanos, frutas y vegetales han comenzado a indignar a miles de consumidores del país, reconoció el activista Gilberto Arvelo Colón, mejor conocido como Doctor Shoper.

La tendencia, que se comenzó a disparar semanas atrás, coincide con la cancelación de especiales en muchos de los supermercados de la isla, con costos de operación temporalmente más altos y con problemas en el suministro de ciertos productos importados, planteó además.

“En estos momentos, prácticamente no vas a encontrar especiales y los que hay no incluyen la cantidad de artículos a los que estamos acostumbrados”, comentó a La Perla del Sur. “Muchos supermercados ni siquiera están tirando shoppers”.

“Antes de la pandemia, había supermercados que estaban vendiendo cinco docenas de huevos americanos a cinco dólares, pero ese era el precio en especial. El precio regular era quizás dos dólares por docena y ahora se está regresando a eso”.

Según expuso, el aumento en la demanda y la garantía de venta de ciertos productos además ha contribuido a la eliminación de muchos de los especiales.

“Los niños no están comiendo en el comedor escolar y los adultos no están comiendo en restaurantes, así que se está comiendo mucho más en la casa”, describió.

“Cuando tú haces un especial, lo haces para incrementar la demanda de un producto en específico. Si yo tengo 10 (paletas) de corned beef y tengo que salir de ellas, pues hago un especial para moverlas. Pero si la demanda es mayor porque la gente está en la casa todo el día comiendo, no tienes que hacer el especial porque lo vas a vender comoquiera”, abundó.

“Esto es un negocio y si a un producto ellos (comerciantes) le pueden sacar 20 centavos de ganancia en vez de 10 centavos, van a sacarle los 20”, puntualizó.

La tendencia, añadió, se extenderá por tiempo adicional, ya que estas cadenas de alimentos ahora también deben asumir mayores gastos en productos de limpieza y equipo de protección, a un costo más alto de lo usual.

De igual forma, Arvelo Colón alertó que complicaciones para el suministro de algunos productos por bajas en la mano de obra y las cadenas de producción también han influenciado en la disponibilidad y precios al consumidor.

“El problema no es que no hay suficientes cosechas, es que en ocasiones no hay suficiente mano de obra para recogerla”, explicó. “Si miras el caso del café, Perú y Colombia tienen problemas de mano de obra para recoger el café. Mientras que en la Florida no hay nadie para recoger los tomates”.

“Hay plantas procesadoras en los Estados Unidos que están teniendo casos de empleados con COVID-19. Y hay una realidad que no se discute, que es que hay menos inmigrantes, porque el presidente Trump está limitando su entrada al país”, sostuvo.

Ante este panorama, urgió a la ciudadanía a ser más disciplinada al hacer sus compras, a ser flexibles y a estar receptivos a artículos sustitutos.

“Yo le digo a la gente que, si no puede comer carne de res, coma carne de cerdo. Si no hay una marca en específico, busque otra más económica”.

“La gente tiene que programar sus comidas. Saber lo que van a cocinar de día a día y minimizar la comida chatarra. Si tú miras la compra de muchas personas, gran parte son papitas y galletas y refrescos. Hay que organizarse y ser inteligentes, especialmente cuando el dinero disponible es limitado”, recalcó.

Ojo con el gas

Por último, Arvelo Colón llamó a los consumidores a prestar más atención al alza en el precio del gas licuado, una realidad que reiteradamente ha sido ignorada por las autoridades.

“Aquí parece que el gobierno le tiene miedo a Ramón González de Empire Gas”, puntualizó. “Nosotros los consumidores estamos pagando lo que ellos están dejando de ganar del sector industrial”.

“Un cilindro de 100 libras, cuyo costo de materia prima son $5 o $6, nos lo están vendiendo en $90, cuando fácilmente debería estar por debajo de los $70”, expresó.