La ONU celebra hoy el Día Internacional para la Reducción de los Desastres

Foto: Archivo/ CPI

Desde 1989, la Organización de Naciones Unidas (ONU) celebra cada 13 de octubre el Día Internacional para la Reducción de los Desastres con el objetivo de minimizar los riesgos derivados de los desastres naturales y generar una cultura mundial sobre prevención y preparación ante fenómenos naturales.

Para ello, lo primordial es la educación. Infórmate acerca de cosas que puedes hacer para estar preparado y poder ayudar en caso de un desastre. No se trata de estar permanentemente asustado, pero sí de saber prevenir y responder.

Por ejemplo, cuando entres en un edificio observa cuál es la salida de emergencia más cercana; lee en Internet sobre cómo responder ante un terremoto o una alerta de tsunami; y educa a los más pequeños en cómo protegerse a sí mismos.

El término desastres naturales hace referencia a las pérdidas de vidas humanas y materiales como consecuencia de fenómenos naturales.

La mayoría de muertes a causa de desastres naturales se deben a eventos meteorológicos en especial: inundaciones, tormentas y olas de calor que han duplicado sus cifras durante los últimos 40 años. Otra parte importante se da por eventos geofísicos extremos, en especial terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas.

Los desastres naturales, muchos de ellos, consecuencia del cambio climático, hoy por hoy son inevitables, pero los daños que causan pueden minimizarse si se toman algunas medidas concretas.

Concretamente son los gobiernos locales y regionales los que tienen que hacer un esfuerzo para la preparación y la respuesta a las catástrofes, por eso un día internacional dedicado a la Reducción de los Desastres. 

Durante los últimos 20 años, más de 1.35 millones de personas han perdido la vida como resultado de la exposición a amenazas naturales, en especial mujeres y niñas.

Más de 4,000 millones de personas han tenido que desplazarse y se han quedado sin hogar, o han resultado heridas, lesionadas, o han tenido que recurrir a algún tipo de ayuda de emergencia.

También, miles de infraestructuras y servicios básicos han sido destruidos y paralizados, causando más daños a la población y a la economía de los países afectados.