La mamografía y el diagnóstico en senos con implantes

Cuando una mujer tiene implantes de seno, su proceso de mamografía anual incluye imágenes adicionales

Foto National Institutes of Health (NIH) / Visualhunt

San Juan – Es un mito que tener implantes en los senos es una contraindicación para hacerse la mamografía. La mamografía sigue siendo el estudio por excelencia de cernimiento para el cáncer de seno en pacientes con o sin implantes.

Cuando una mujer tiene implantes de seno, su proceso de mamografía anual incluye imágenes adicionales.

Así se logra observar más detalles del tejido mamario de difícil alcance debido a los mismos. Sin embargo, aún con las imágenes adicionales, los radiólogos todavía encuentran otros retos.

Por ejemplo, los implantes son un punto ciego importante, ya que absorben los rayos X y se ven como esferas blancas.

Podría haber cáncer escondido junto a un implante o detrás de él sin ser visualizado. Las vistas adicionales disminuyen ese riesgo.

¿Los implantes pueden ocasionar cáncer de seno?

Los implantes no aumentan el riesgo de cáncer de seno. Sin embargo, existe un cáncer poco común asociado con ciertos implantes llamado linfoma anaplásico de células grandes (ALCL). Este tipo de linfoma surge de células del sistema inmunológico, no del cáncer de mama.

El linfoma anaplásico de células grandes es sumamente raro.

Ocurriendo en menos 0.04% de personas con implantes. Regularmente se presenta como líquido que rodea el implante, pero también puede observarse como una masa.

Para atenderlo, se extrae el implante y esto ayuda a la eficacia del tratamiento. Además, la recurrencia es bien rara si se diagnostica a tiempo.

Si bien los implantes no aumentan el riesgo de cáncer de mama, y el ALCL es increíblemente raro, es muy importante considerar que los implantes son un reto adicional para encontrar cánceres, y dificulta un poco diagnosticar los hallazgos mediante biopsias.

Cuando se hace difícil colocar con seguridad una aguja sin romper el implante, la paciente se envía a una biopsia con el cirujano.

Este es un procedimiento de más envergadura y que conlleva mayores riesgos.

Aunque existen movimientos y grupos que alertan sobre los peligros de los implantes de seno, estos son una opción válida para muchas mujeres.

Inclusive juegan un rol importante en la reconstrucción de muchas pacientes de cáncer de seno. Lo importante es que cada una pueda tomar decisiones informadas sobre el proceso de implantación y sus posibles riesgos.