La Escuela del Albergue cumple 30 años de gloria deportiva

“Durante estos 30 años de historia que cumplimos sería incalculable la aportación que ha hecho la escuela al deporte puertorriqueño a través de las 15 disciplinas que actualmente tiene”, expresó el profesor David Rosa, director de ECEDAO.

Fotos: Omar Alfonso

Corría el mes de octubre del año 1989 y un grupo de educadores y deportistas puertorriqueños pusieron en marcha un proyecto que hasta ese momento era solo un sueño.

La idea era establecer una escuela donde los jóvenes con habilidades deportivas pudieran estudiar, mientras desarrollaban su talento bajo un grupo de entrenadores especializados en diversas disciplinas.

El proyecto, además de lo académico y deportivo, incluía un lugar en el que los participantes pernoctaran durante la semana, convirtiendo la escuela deportiva en su hogar.

Hoy ese sueño es una realidad, habiendo cumplido a cabalidad su función educativa y deportiva: la Escuela Especializada en Deportes del Albergue Olímpico (ECEDAO).

“Durante estos 30 años de historia que cumplimos sería incalculable la aportación que ha hecho la escuela al deporte puertorriqueño a través de las 15 disciplinas que actualmente tiene”, expresó el profesor David Rosa, director de ECEDAO.

Y es que casi de inmediato el país comenzó a celebrar los éxitos de los atletas egresados de ECEDAO, al punto que en el 1996 el púgil Daniel Santos colgó sobre su cuello la medalla de bronce del peso Welter en el boxeo de las Olimpiadas de Atlanta. Desde entonces, los atletas egresados de ECEDAO han logrado trascendentales gestas deportivas para Puerto Rico.

¿Qué es ECEDAO?

La escuela tiene espacio para 312 estudiantes, aunque en la actualidad la matrícula es de 308, complementando el “anexo” de Utuado, que pertenece a ECEDAO y donde estudiaron Adriana Díaz y Bryan Afanador, entre otros.

Allí los jóvenes estudian, entrenan y comparten, ya que la escuela es el hogar donde pernoctan durante la semana.

“Residencial tenemos 289 estudiantes, pero bajo el huracán María establecimos un programa flotante, ya que por las condiciones que habían los estudiantes venían solo a estudiar y entrenar para luego regresar a dormir en sus casas. Pero ese programa se ha ido eliminando desde que las cosas han regresado a la normalidad”, recordó Rosa.

La vida de un estudiante-atleta de ECEDAO comienza a las 6:00 de la mañana, hora a la que se despiertan a prepararse para su rutina diaria.

Luego de un buen desayuno, salen a entrenar para luego almorzar, cumplir con su horario de estudios y regresar a la segunda tanda de entrenamientos del día, antes de cenar para irse a descansar. Esa es la rutina de lunes a viernes.

La escuela recibe los fondos para operar del Departamento de Educación (DE), incluso, para costear el área de especialización deportiva.

“El apoyo ha sido excelente. Ellos (DE) tienen a su cargo el pago de maestros, personal no docente, administrativo, las comidas, incluso, los técnicos del área de especialidad ellos lo pagan”, reconoció.

Aun así, la escuela necesita más recursos para poder satisfacer sus altas expectativas.

“Como cualquier escuela necesitamos otros fondos por la complejidad de la misma. Una escuela especializada necesita equipo de alta tecnología y eso es bastante caro”, reconoció.

Para ello buscan alianzas con el sector público y privado que redunden en beneficios para la escuela.

“Eso es lo que estamos identificando. Aunque nuestra principal alianza es con el Albergue Olímpico, necesitamos establecer otros vínculos, sean privados o públicos, para hacer llegar equipo”, señaló.

Aunque estima que en términos generales la infraestructura de la escuela se encuentra en buenas condiciones, los últimos movimientos de tierra que se han sentido en el país han dejado al descubierto algunas fallas estructurales.

“La infraestructura de la escuela está bien, pero tenemos un pasillo que con estos temblores se ha estado moviendo, lo repararon pero parece que no fue suficiente. Llamamos al Departamento (Educación) para que enviaran ingenieros estructurales para que verifiquen, pero no es el edificio, es un pasillo”, aseguró.

Entre los planes inmediatos de Rosa figura instalar acondicionadores de aire a los cuartos para mitigar el fuerte calor que se siente en Salinas.

“Es necesario, no es un lujo. Tenemos 308 estudiantes que llegan a nuestra escuela para convertirse en los deportistas del futuro de nuestro país, por lo que merecen una condiciones óptimas de descanso y estudio”, enfatizó.

En la actualidad la escuela recibe estudiantes de séptimo a cuarto año, por lo que planifican, además, añadir estudiantes de sexto grado.

“Debemos dar ese paso junto al DE y traer el sexto grado a la escuela como una disciplina que nosotros llamamos ‘rotación’, en la que el estudiante pasa el año por todos los deportes que tiene la escuela y los técnicos los evaluamos para llevarlos al deporte en el que posean el talento adecuado para desarrollarse durante los próximos seis años”, señaló Rosa.

El crecimiento de Tenis de Mesa

Uno de los deportes de más crecimiento en el país es el Tenis de Mesa, que en las pasadas competencias regionales ha sido el que más medallas ha cosechado para Puerto Rico y en el que sus principales atletas son egresados de ECEDAO.

“Esto es un ‘boom’ que hemos tenido con lo alcanzado por Adriana, Melanie, Bryan y Daniely Ríos”, sostuvo Carlos Gracia Rodríguez, entrenador de este deporte en ECEDAO.

“Hemos logrado una masificación y gracias a eso hay mucha gente que quiere jugar tenis de mesa”, aceptó.

Pero aunque el auge por este deporte es reciente, el programa lleva alrededor de 20 años establecido en la escuela.

El proceso de reclutamiento para entrar a ECEDAO, en el caso del tenis de mesa, es bastante técnico y está a cargo de un grupo de entrenadores expertos en la materia.

“Nosotros abrimos unas convocatorias en febrero en donde se llaman diferentes atletas que quieran participar de estas audiciones. Nosotros como entrenadores nacionales ya tenemos unos atletas identificados a los que les hacemos el ofrecimiento”, señaló Gracia Rodríguez, estimando que tan pronto sean aceptados en el programa pasan más de 30 horas a la semana entrenando.

Proyecto continuo

Para Ramón Álvarez, director ejecutivo del Albergue Olímpico, esta institución está cumpliendo a cabalidad con las expectativas y requerimientos de los atletas puertorriqueños.

“Estamos claros en lo que vamos hacer, tenemos un proyecto de entrenamiento deportivo en el que le damos servicio, desde el atleta escolar al atleta de alto rendimiento”, expresó Álvarez.

“Tenemos el apoyo del pueblo en el uso de las facilidades recreo-deportivas que nos sirven para buscar fondos externos ante la crisis del gobierno. El reto se tiene que lograr”, aseguró.

Aquí 300 jóvenes estudian, entrenan y comparten, ya que la escuela es el hogar donde pernoctan durante la semana. Foto: Omar Alfonso