La empresa Luis Ayala Colón radicará querellas contra la unión ante la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo por ordenar la paralización de las operaciones

La compañía tiene activado a su equipo legal que trabaja en la búsqueda de alternativas para lograr una pronta solución a este conflicto, que por el momento mantiene varados en los muelles importantes abastos de productos farmacéuticos y alimentos frescos y perecederos.

Foto: CyberNews

SAN JUAN – La empresa Luis A. Ayala Colón Sucrs., Inc. confirmó el jueves a través de su vicepresidente ejecutivo, Hernán Ayala, que, desde el sábado, 17 de julio, los líderes de la Unión ILA 1740 ordenaron a sus miembros detener las operaciones de estiba del barco Northern Diplomat.

La compañía tiene activado a su equipo legal que trabaja en la búsqueda de alternativas para lograr una pronta solución a este conflicto, que por el momento mantiene varados en los muelles importantes abastos de productos farmacéuticos y alimentos frescos y perecederos. Asimismo, el vicepresidente ejecutivo de Luis A. Ayala Colón Sucrs., Inc. informó que su empresa se había visto en la obligación de radicar cargos al sindicato ante la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo a raíz de la paralización arbitraria de sus operaciones.

“La determinación de la Unión de llevar a sus miembros a un paro que consideramos ilegal viene en menosprecio de las gestiones proactivas que ha realizado la empresa y de la disposición propositiva para la búsqueda de soluciones que hemos sostenido. Ha sido nuestra intención hallar alternativas para atender y resolver sus preocupaciones. No obstante, ellos han decidido suspender las labores a pesar del descalabro que esto puede implicar en la cadena de acarreo de suministros”, expresó Ayala en comunicación escrita.

A través de sus representantes, la empresa se comunicó con el liderato de la Unión con el fin de entender los fundamentos en los que se basaba la acción radical que habían tomado. A pesar de los esfuerzos de acercamiento, el 20 de julio, la Unión dio la orden para que tampoco se diera paso a los trabajos de estiba en el MV FOUMA.

“Estamos convencidos de que la determinación del liderato de la Unión ha llevado a sus miembros a actuar de manera no solo ilegal sino irrazonable y estamos preocupados por las consecuencias que esto tiene para los consumidores”, añadió el ejecutivo.

“Les extendemos una disculpa a nuestros clientes por el impacto que está teniendo esta acción negligente e ilegal por parte de la Unión. Les reiteramos que la empresa ha mostrado voluntad para resolver la situación en la mesa de negociación para no afectar los suministros ni los negocios que dependen de su despacho oportuno y diligente. Estamos comprometidos con encontrar una pronta solución a esta situación”, reiteró el vicepresidente ejecutivo de la empresa.